Mirar la imperfección: Sobre ser ambigua, vulnerable y encontrar el coraje

Mirar la imperfección: Sobre ser ambigua, vulnerable y encontrar el coraje

 

A mi siempre me ha costado ser precisa. Por tantísimo tiempo imaginaba que la ambigüedad tenía algo que ver con la libertad. Hoy sé que mientras más ambigua/, menos clara/o, más imprecisa/o, más atada/o se está a la falta de confianza. Más posibilidades hay de malinterpretar, menos posibilidades de verdadera comunicación existe. Te preguntarás cual es la relación. Pues es muy simple, e incluso es biológica. Mientras más claro es un mensaje, más relajado se encuentra nuestro cuerpo, más fácil es que integremos y procesemos la información.

ambigueda

Hubo una época en que quizás era necesario que la información estuviera cifrada y oculta, reservada para unos pocos, como tan elocuentemente se expresa el manejo de la información en la llamada era de piscis. Los peces bajo el agua representando ese conocimiento oculto, esa cultura del secreto y la privacidad. Pero hoy, en que la información está completamente disponible para todo aquel que desee buscarlo, la premisa y el desafío ya no es la búsqueda de la información sino el cómo la ponemos en práctica. Es por eso que lo intrincado ha perdido su valor. El desafío intelectual es cómo practicamos, llevamos a la realidad aquello que conocemos y sabemos es beneficioso para nosotros mismos y los que nos rodean.

Cuando Brené Brown comenzó su investigación, pensó que lo que más le interesaba era investigar el sentido de conexión. Esta es una mujer que en los últimos años se ha dedicado a hacer algo imposible, posible. Esto es, cuantificar, traducir a números y datos, temas tan elusivos, polémicos y hasta ahora subjetivos como son la vergüenza, el coraje y la vulnerabilidad. Estos temas empezaron a brotar desde este primer intento por entender qué es lo que nos hace sentir en conexión, y en consecuencia descubrir cual es la principal causa de que nos sintamos des-conectados. El hallazgo fue notable y totalmente de sentido común: la principal causa de que nos sintamos apartados o desconectados es la vergüenza. Porque la vergüenza es básicamente creer que hay algo en nosotros que esta mal, que es indigno y que  por lo tanto no merecemos estar en contacto y conexión con los demás.

Para mi ese ha sido el mayor desafío y sigue siéndolo. Ser clara. Ser práctica. Y esta conexión con lo que nos hace ser dignos de conectar parece esencial incluso para esta idea de la practicidad.

Lo notable es esta relación entre ser ambiguo, difuso y poco claro con esto de la vergüenza. Yo tenía miedo que al definirme recibiría más críticas, dolería más el ataque, tendría menos posibilidad de deshacerme como agua ante el juicio y desaparecer, o peor aún no podría diseñar un argumento brillante para zafarme de lo que fuera que me estuvieran criticando. Especialmente si sientes que hay algo esencial en ti que no está bien. Y esto es más común de lo que parece. Nuestra constante necesidad de tener cosas no es nada más que una denominación de insuficiencia, de que hay algo que falta, de que hay algo incompleto en nosotros. Y que decir de la ansiedad, tan, pero tan común entre las personas.

La experiencia me enseñó todo lo contrario. Mientras más clara, mas asumida en mis deficiencias, en mis juicios, en mis errores, más tranquila, más liberada, más consciente. No puedo decir que menos asustada, pero definitivamente más valiente. Es por eso que Brené habla tan altamente de la imperfección y de la capacidad que tenemos para relacionarnos con ella.

Esta pregunta es esencial. ¿Cómo lidias con lo que crees que esta mal en ti? ¿Lo miras? ¿lo observas? ¿lo aceptas? ¿lo rechazas? ¿lo ignoras y dejas que se convierta en algo que te acecha desde la sombra?

Solo en ese proceso, en ese dialogo amoroso con nuestros baches, en la capacidad de ser vulnerables y abrirnos con corazón, coraje a la realidad interna de nuestra sombra, parece posible trazar el camino hacia la conexión y en eso a sentirnos dignos de ser amados.

Pero si existe constantemente una compulsión por ser perfectos, elevados, exitosos, entonces esa imperfección tan difícil de aceptar y de asumir se convierte en una monstruosidad de la que nos pasamos huyendo toda la vida.

Por supuesto como en todo hay una media. También están los que abrazan su imperfección como una tabla de salvación y se aferran a ella como lo único que los puede mantener en la autenticidad. En ese proceso sin embargo también se produce un desajuste, una rigidización. Básicamente porque cuando nos aferramos a nuestras imperfecciones sabiendo que en ellas hay un dolor o algo que no opera del todo bien para nosotros, estamos actuando desde el miedo y la incapacidad de entrar, otra vez en el territorio de vulnerabilidad que significa probar algo distinto.

En definitiva casi siempre que hay algo rígido, que encontramos una resistencia, es que estamos frente a algo que requiere trabajo, vulnerabilidad y en definitiva, coraje.

Para mi lo más hermoso de estas investigaciones de Brené, ha sido descubrir lo que nos une en el silencio, en el cúmulo de miles de relatos recopilados por esta mujer. Saber que existe un hilo común de vulnerabilidades y sabidurías. Poder rescatarlo para volverlo un valor cuantificable, científico, es como una ofrenda de paz a la razón en la que la necesidad de comunicación y sinceridad aparece siempre exaltada.

Por eso siempre, siempre, al menos sé completamente sincera/o contigo, para que la aislación y cárcel de tu Ser termine de una buena vez, y lo más profundo de ti, pueda salir a la luz. La valentía que eso requerirá surge siempre de la paciencia y del ser compasivo, una y otra vez, con el paso lento con el que logramos avanzar.

Más sobre Brene Brown:

Libros*:

Charlas de TED (¡¡¡imperdibles!!!!!)

Entrevista con Tim Ferris (Inglés)

————————

Si este artículo te ha gustado, sería fantástico que lo compartieras y me ayudaras a difundir el blog. Gracias!

 

*Nota aclaratoria: Debes saber que algunos libros, películas y productos que son recomendados en esta página funcionan bajo un sistema de afiliación, por lo que cada vez que compras yo recibo una comisión. Por ningún motivo esto quiere decir que los precios suban de su valor original, simplemente son una manera de ayudar al sostenimiento de la pagina. Que aproveches!!

Más allá de la frustración

Más allá de la frustración

Siempre pensé que no me importaba el resultado de las cosas. Pensaba eso porque siempre fui excelente para dejar las cosas a medio camino, sin terminar. Yo me decía a mi misma, no me importa lo suficiente como para hacer el esfuerzo. Pero la verdad era que me pasaba justo lo contrario. Mi tolerancia a la frustración era casi nula y eso hacía que cuando me enfrentaba con una dificultad, mi tendencia era a decir internamente “filo” y entregar las cosas a medio camino. Prefería hacer algo que era claramente un error a dar lo mejor de mi y que resultara mal.

más allá de la frustración

Este tema tiene mucho que ver con nuestro entrenamiento a aceptar que a veces las cosas no resultan como esperamos, que salen mal, que no reciben la aprobación que habíamos proyectado.

En mi caso, me costó más de 30 años el darme cuenta que en mi caso no es que fuera distraída o desconectada de la realidad o que me solo me importaban cosas más elevadas, sino que simplemente no tenía tolerancia a la frustración porque muy dentro de mi tenía metido un chip de perfeccionismo y competitividad, que hacía que a la primera que las cosas no salían como yo creía que debían salir, entraba en pánico y prefería tirar la casa por la ventana.

Es por eso que fue tan significativo encontrarme con el trabajo de Brene Brown. Creo que esta fue la primera vez que escuché sobre el condicionamiento pasivo que muchas veces colocamos a los niños cuando celebramos lo que hacen asociándolo con su identidad y no con su actividad. UUu eso sonó complicado déjame ponerte un ejemplo para que se entienda.

Cuando una/un niña/o se saca una buena nota en el colegio tendemos a decirle “que inteligente”. Esta es es una afirmación de identidad, porque básicamente le estamos diciendo “te sacaste una buena nota porque ERES inteligente”. El problema es que cuando hacemos una afirmación de identidad ponemos un grave problema de autoestima en la/el niña/o a futuro.  Te preguntarás por qué. Básicamente porque cuando esa/e niña/o se saca una mala nota, porque no estudió lo suficiente su lógica más profunda le está diciendo, “te sacaste una mala nota, eso quiere decir que no eres inteligente”. Esa contradicción puede ser extremadamente desconcertante. Es por eso que los estudiosos de la conducta están empezando a decir que es mucho mejor decirle a la/el niña/o cuando llega con una buena nota “que bien, se nota que has hecho un gran trabajo estudiando”, lo que focaliza la atención en el proceso y no en la identidad. Lo cierto es que cuando hacemos afirmaciones de identidad estamos dando una característica inamovible que no tiene nada que ver con lo que la persona haga o no. Lo que importa es que la persona sepa que a veces logramos resultados excelentes y otras veces logramos resultados mediocres y que esto tiene que ver con el ámbito de lo que hacemos y no con el de lo que somos.

Puedo recordar mientras escribo estas palabras, todos los momentos en que me dijeron cuan inteligente era cuando pequeña. Yo se que los adultos que hicieron eso, lo hicieron con la mejor de las intenciones, con verdadero amor y orgullo en el corazón, pero también se que por muchos años me fue completamente incompatible conciliar mi “inteligencia” con los muchos momentos en los que no “era” inteligente, no hacía un buen trabajo, “era” completamente mediocre.

Solo en los últimos años he llegado a sentir que todo se trata del proceso, de que igual como se hace cuando meditamos, que debemos volver una y otra, y otra y otra vez al mismo punto, la excelencia, y lograr exactamente lo que queremos requiere de constancia y de aprender a levantarse. Sobre todo volver a levantarse. El aprender esto no solo ha significado que finalmente haya logrado perseverar de manera sostenida en los proyectos, sino también a encontrar una hermosa forma de alegría y de sabiduría en el observar ese vaivén de los días, de los esfuerzos, de los resultados.

Como aquella bella historia del hombre que repetía, “no puedo saber si es bueno o malo, cada día simplemente tiene su afán.”

Una vez que tuve ese primer chispazo respecto de mi intolerancia a la frustración, muchas cosas que nunca había logrado entender del todo de mi misma comenzaron a hacer sentido. Si no tenía el registro de como superar la frustración, de no desmoronarme o renunciar por los problemas, de perseverar y creer que realmente hay días buenos y días malos, la causa no estaba perdida, simplemente tenía que empezar a practicarlo.

Perfeccionismo, frustración y autocontención

 

Hablando con un amigo la semana pasada, él me hablaba de su hija y de cómo veía la necesidad de ponerle límites entre otras cosas para que ella pudiera aprender a lidiar con que las cosas no fueran a su modo. Esto parece una obviedad, pero hoy en día hay tantos padres que no quieren exponer a sus hijos a una negativa o a ellos mismos a tener que ponerla.

Mientras trataba de ordenar estas ideas me encontré con una entrevista entre Brian Johnson de Philosophers Notes y Matthew Syed, autor de Bounce: The Myth of Talent and the Power of Practice. Ambos desglosaban hermosamente este libro sobre los secretos del éxito. Pero no ese éxito vacío y superficial que produce tanto resquemor, sino aquel que se refiere al proceso profundo de irse perfeccionando y creciendo en alguna actividad por la cual sentimos verdadera pasión. Lo interesante es que la propuesta de Syed, es que investigando a algunas de las figuras más importantes del deporte y de otras áreas, lo que encontró era simplemente una enorme cantidad de constancia y trabajo, pero sobre todo,  y esto es muy importante, un verdadero sentido de la compasión en la forma de autocontención.

No es posible sostenerse en el gran camino sin compasión, sin amor hacia lo que hacemos y hacia nosotros mismos. Sin esto, sin diversión, sin pasión, sin alegría y sin trabajo arduo que lo acompañe, no es posible avanzar.

Parece ser que la combinación perfecta es una triada entre pasión, constancia y verdadera autocontención. Probablemente porque tenemos que tener esa voz que sí tiene la/el niña/o en un comienzo que le hace levantarse una y otra vez cuando intenta caminar. En su pequeña mente aún no existe un significado para la caida, solo existe la fuerza que le lleva a levantarse una y otra vez.

Resumiendo

La entrada de hoy tiene que ver esencialmente con observar aquello que nos impide avanzar en nuestro propio crecimiento. Entender que quizás tenemos tan internalizado que “somos” de cierta manera porque nos lo repitieron muchas veces cuando niños que ni siquiera osamos intentar algo que pueda poner en cuestión esa noción de lo que somos. Hazte la pregunta, revisa tu historia y libérate si es que hay algo con lo que te hayas identificado aunque sea algo “bueno” si es que te impide desarrollarte en profundidad. A veces es mejor hacer el “tonto” si es que eso te permite revelar tu verdadera naturaleza.

También tiene que ver con fijarnos en la manera en que nos dirigimos a los demás y especialmente hacia los niños cuando usamos palabras que afirman un sentido de identidad, cuando en realidad siempre debemos fortalecer hábitos, acciones, procesos, ya que eso es algo que el niño o la persona puede cambiar, modificar, mejorar. La identidad es independiente e inamovible , la actitud es flexible y depende enteramente de ti.

Y por último tiene que ver con fortalecer aquellas actividades que nos generan pasión y llevarlas con constancia y autocontención, con amor y paciencia hacia nosotras/os mismas/os, porque allí está la clave de la perseverancia sostenida y la verdadera gratificación que es saber que hemos avanzado de manera importante en nuestro intento.

 

El mito de “fluir”

El mito de “fluir”

Hoy quise escribir de un tema bastante común en el último tiempo y que tiene que ver con el concepto del fluir. Mucha gente dice que una vez que te alíneas con tu propósito, entonces todo se vuelve más fácil y que eso es un signo de que vas por buen camino. Pero este mito, en muchos casos es solo eso y peligrosamente una vía para que muchas personas renuncien antes de tiempo a una tarea importante que requería más que el flujo fácil prometido.

Esta es una reflexión que lleva bastante tiempo. Comenzó o al menos tengo conciencia de que comenzó cuando vi hace un tiempo una película sobre los jugadores de fútbol americano y el hombre que descubrió que los repetidos suicidios y estados psicóticos que estaban presentando algunos ex jugadores se debía a los repetidos golpes que estos habían recibido en la cabeza durante su periodo activo como jugadores. El hombre que lo descubrió era un médico forense nigeriano encarnado por Will Smith.

concussion

No es una película sobresaliente, de hecho es la típica película con la temática del héroe que lucha contra el mundo para detener una injusticia. Pero en ella hubo una escena que me llamó particularmente la atención. El protagonista, trata de denunciar el problema de los jugadores, pero evidentemente recibe el acoso y rechazo por parte de la asociación de fútbol americano y todos los siempre efervescentes detractores del cambio.

Cuando estaba en un fuerte momento de duda, su mujer le recordó su nombre original. El nombre era, “aquél que saca la verdad a la luz”. Era evidente que ese era su destino, pero eso no significaba que se le haría más fácil.

Muy poco después de eso estaba hablando con Cata Valdes, próxima entrevistada del podcast, quién a propósito de su propia enfermedad a la tiroides y eventual sanación, tuvo que hacer un largo y tedioso camino para empezar a hacer lo que esta haciendo hoy: enseñar lo que aprendió al sanarse con pura alimentación y cambios de estilo de vida.

Con ella hablábamos de esto. Su camino sigue estando lleno de baches y desafíos, y eso por ningún motivo significa que es momento de renunciar.

Los obstáculos son muchas veces una forma de enseñarnos fortaleza, resistencia y vías alternativas que en definitiva constituirán el verdadero remedio a un problema extenso. En definitiva, el camino no será más fácil y bonito porque es el correcto. Muchas veces debemos pasar por cosas muy complejas y difíciles para llegar a donde debemos llegar. Y esto es parte de la joya que emerge de seguir nuestro verdadero camino.

El lado interno del fluir

Es cierto sin embargo que cuando nos alineamos con nuestro destino algo, una certeza de fuerza fluye. Lo he visto en mi y en otros. Cuando vamos por el camino correcto puede que todo vaya pésimo afuera, pero la sensación interna de fluidez, de certeza es más fuerte que nunca. Es quizás esto lo que marca el poder del verdadero flujo, ese que se siente por dentro y que apoya nuestro accionar porque desde ahí nace el sentido de lo que hacemos.

Como sea, incluso en la dificultad hay una cierta suavidad cuyo principal desafío es que nos sostengamos. Como decía Yogui Bhajan, “mantente y serás sostenido”.

Para mí este tema significó algo muy importante. En momentos de mucha pena pude contemplar que a pesar de que hubiera ese dolor, lo que estaba haciendo resonaba conmigo misma y a mi simplemente me tocaba seguir adelante. Recordarme que no porque todo parece ir mal es que vamos por el camino equivocado, que muchas veces hay que mantenerse con la luz de adentro y tener la confianza de que esa certeza interna es un referente que no hay que dejar ir.

El camino no siempre es fácil y eso está bien, eso tiene sentido. Yo quiero poder tener la templanza de cruzar la adversidad y celebrar alegremente cuando las cosas salen bien. Poder observar, respirar, mantenerme y esperar a que el momento pase, aún empujando, aun creyendo, porque pasar por esta experiencia es quizás lo más hermoso que hay en la vida. Especialmente cuando finalmente puedes descansar.

 

Comienza el Año sin Miedo

Comienza el Año sin Miedo

 

No me parece nada mejor que partir el año eliminando una buena parte de aquellas cosas que nos impiden de manera más efectiva ser felices. Así que mañana comenzaremos con la meditación prometida.

Es una práctica muy simple de la tradición de Kundalini Yoga, con la que trabajaremos a partir de mañana viernes 19 de febrero abordando en 40 días todos los ángulos del miedo. Si te quieres sumar estaremos subiendo tips diarios en el grupo de facebook con todo la experiencia y lo que vaya sucediendo en este proceso. Serán 40 días 11 minutos diarios. Nada más. No te dejes desanimar con cosas pequeñas. Establece una firme determinación y pregúntate por un momento lo que puede significar para tu vida el botar una buena parte de tus temores. El resto es historia.

La meditación

La postura es de tranquilidad y humildad y permite al Creador, al Desconocido, cubrirte y protegerte. Se conocía como la Postura del Mendigo. Siéntate en posición fácil con la columna recta y las piernas cruzadas. Haz una copa con las manos, con ambas palmas hacia arriba y la mano derecha descansando sobre la mano izquierda. Los dedos se cruzarán unos sobre los otros. Coloca esta copa abierta al nivel del centro del corazón. Los hombros permanecen relajados a los lados. Tus ojos están ligeramente abiertos y mirando hacia abajo, hacia las manos. Inhala profundamente, de una manera lenta y estable, a través de la nariz. Exhala en un torrente a través de los labios en forma de círculo. Sentirás el aire sobre las manos. Deja que cualquier pensamiento o deseo que sea negativo o persistentemente distractor, venga a tu mente a medida que respiras. Inhala el pensamiento y sentimiento y exhálalo hacia afuera con la respiración. Después de hacerlo de 11 a 31 minutos, exhala completamente y suspende la respiración fuera mientras metes el punto umbilical. Concéntrate en cada vértebra de la columna hasta que puedas sentir la columna en toda su extensión, desde la base, tan tiesa como una vara. Entonces inhala poderosamente, exhala por completo y vuelve a concentrarte en tu columna. Repite esta respiración final de 3 a 5 veces y luego relájate completamente. La duración de la meditación es de 11 a 31 minutos.

mente negativa

* Fuente: Libro La Mente de Yogui Bhajan.

Nota: Para iniciar la meditación canta el Mantra ONG NAMO GURU DEV NAMO 3 veces. Y para finalizar, SAT NAM 3 veces también.

Nota 2:Esta es una entrada pasajera. Durará lo que dure la práctica de meditación para eliminar el miedo.

El mejor momento para iniciar una práctica de meditación

El mejor momento para iniciar una práctica de meditación

A mitad de febrero, el ritmo de las vacaciones instalado, incluso si sigues trabajando en el algún lugar, lo cierto es que es una de las mejores épocas para iniciar un práctica de meditación o una rutina de ejercicios.
Como estamos en este modo chistoso que se produce cuando estamos descansando y sintiendo más naturaleza o lentitud, todo nuestro sistema se apresta para entrar en una rutina sin estresarse y así recibir lo mejor de lo mejor de la disciplina sin presiones ni apuros.
el mejor momentoes...Ahora

El primer paso hacia tu autoconfianza

Uno de los momentos más fructíferos que he tenido en ese sentido fue cuando hace cerca de dos años comencé a hacer una meditación por mil días. Era verano y me habían dicho hacía poco en el festival internacional de kundalini yoga que necesitaba hacer Kirtan kriya. Esta es una de las meditaciones más potentes de este linaje, que sirve para limpiar el inconsciente a full. Empecé en el verano y lo hice a mi ritmo. No terminé los 1000 días, pero hice la mitad, cerca de un año y medio.
Puede que no sea lo mismo para ti, que no alcances a hacer tanto tiempo, pero si solo alcanzas a hacer 40 días, ya es suficiente. Estarás dándole un mensaje potentísimo a tu inconsciente. Para ejemplificar esto, la mejor forma es entender que tomar un compromiso con una/o misma/o y cumplirlo es el primer paso para empezar a confiar genuinamente en ti. Básicamente porque creas un precedente concreto y real de que te has propuesto hacer algo y lo has cumplido, has cumplido tu palabra. Imagínate lo que sucedería si pudieras confiar plenamente en ti. En que si dices que harás algo no hay forma de que eso no suceda. Que tu determinación y autoconfianza sea tan poderosa que comiences a sentir que tu mejor aliada eres tu misma/o.
A pesar de que lo he hecho muchas veces sé que no es sencillo partir sola/o. Siempre una/o necesita un empujoncito. Así que te quiero proponer lo siguiente.
A partir de este viernes voy a iniciar una meditación y si quieres sumarte, entonces eres bienvenida/o. La idea es que nos podamos apoyar.
La meditación que iniciaremos este viernes produce el extraordinario efecto de eliminar los miedos (genial ¿cierto?) y la vamos a hacer todos los días por 40 días durante 11 minutos.
Este jueves volveré a subir una entrada con las instrucciones de la meditación. Si deseas participar, deja un comentario en esta entrada y súmate al grupo de Facebook para que podamos ir apoyándonos durante el proceso y además para que puedas aprovechar que estaré subiéndo todos los días un tip para comentar y usar durante la práctica.
Espero que te animes!
Hasta el jueves.
La herramienta perfecta: probar una y otra vez

La herramienta perfecta: probar una y otra vez

“El arte no se hace por las herramientas”
Siempre me gustaron las zapatillas. Me pasa algo, eso como con los lápices, los cuadernos, los pinceles y un sin numero de utensilios del estilo que me encantan, no importa que tenga mil lápices siempre creo que necesito más. En mi mente siempre hay una voz que dice “con este si que pintaré bonito”.
 ¡la herramientano crea laobra.solo hazlo!
Cuando era chica me acuerdo patente de una vez que estaba con mi prima María José. Me acababan de regalar unas zapatillas y ella andaba con unas chalas x. Yo estaba fascinada y le decía con orgullo y actitud desafiante que ahora yo le podría ganar en una carrera porque mis zapatillas “corrían más fuerte”. Ella se rió de mí y me invitó a una carrera. Yo no tenía duda, mis zapatillas ultra poderosas no podrían ser vencidas por nadie. Nos preparamos para correr y que crees que pasó?
Exacto. Me ganó de lejos. No se que hice para seguir convenciéndome que las zapatillas tenían un extraño poder, pero lo cierto es que esa creencia no se ha agotado y aparece siempre que veo lápices, zapatillas y cosas del estilo con superpoderes ;).
Varios estudios, que no pasan desapercibidos a los creadores de marketing, señalan que cuando compramos un lápiz bonito, en realidad lo que compramos es una promesa. La promesa de que escribiremos con él una obra brillante o haremos el dibujo de nuestra vida. Es por eso que muchas veces pasa eso de que como estamos esperando conseguirnos esas “herramientas adecuadas”, posponemos proyectos, ideas, creaciones con la excusa que de no tener el equipo necesario.
Entonces hace poco me encontré con este dibujo:
creative-writing
En el centro dice: “No se trata de las herramientas que usas. Solo dibuja, Solo hazlo!”
En realidad la herramienta más valiosa que podemos tener y que definitivamente necesitamos desarrollar es la valentía. Es vencer aquello que nos impide empezar a materializar nuestros sueños.
No me puedo cansar de repetirlo. El miedo es un utensilio útil, pero que debe ser dominado. Por eso poner a prueba las cosas que nos causan nerviosismo o temor es esencial. Entender el juego de las cosas y lograr sobrepasar esa barrera previa a toda acción diferente.
Un ejemplo hermoso de esto lo vi hace poco en creativelive, la maravillosa plataforma de clases de arte y creatividad online. Un curso se llamaba algo así como 28 días para hacer cualquier cosas. En el día nueve la profesora explicaba que la idea era hacer, y no parar de hacer y crear, y materializar cosas todos lo días, porque en esa masividad se hallaban las joyas.

La idea de la tonelada de greda

Esta era realmente una idea excelente. Brian Johnson de Philosophers notes, hablaba en uno de sus videos sobre esta idea que es realmente fantástica y que ilustra entre otras cosas la parálisis y perjuicio de abordar la creatividad con miedo, a diferencia de hacerlo con práctica y desarrollo por ensayo y error. La historia decía así:
Un profesor al iniciar el semestre le dice a sus alumnos.
– Este año dividiremos la clase en dos grupos. El primero de los grupos será evaluado porque debe crear una obra y solo una obra: “la vasija perfecta. Al final del semestre evaluaremos esta única obra en la que deberán trabajar todo el año.
El segundo grupo se evaluará no por calidad si no por cantidad. Deberán realizar 1 tonelada de vasijas. Si cumplen esa cantidad habrán aprobado.
¿Al final del año cual de los dos grupos aprendió más y creo la mejor obra?.
Pues el segundo.
El tener que realizar esa cantidad exorbitante de vasijas significó una inmensa cantidad de trabajo, práctica, innovación y experimentación. Mientras que el grupo que debía crear solo una vasija se devaneó los sesos en disquisiciones sobre la perfección.
La mayoría del tiempo es como si estuviéramos en el primero grupo, buscando la herramienta perfecta para crear la obra perfecta, cuando lo que realmente debemos hacer es entregarnos a la tarea de crear una y otra vez para que de entre toda la cantidad de lo que hemos hecho, aparezca el objeto que reluce. El que realmente estamos buscando
En nuestra vida esto es quizás la lección más importante de ser siempre como niños aprendiendo a caminar. Caer y levantarse una y otra vez, probando nuestra fuerza, nuestra valentía y siguiendo adelante con cada paso.
Sube tus dibujos, historias, proyectos inconclusos en los comentarios o en la pagina de facebook y motiva la inspiración.
—————————————-
Si te gustó este artículo compártelo y ayudame a difundir.
____________
¿Necesitas reconectarte con tus motivaciones? Descarga la guía gratuita que te ayudará a hacerlo.
Cómo tener vacaciones “productivas”

Cómo tener vacaciones “productivas”

Decir tener vacaciones productivas es, por defecto, completamente contraintuitivo. Las vacaciones son para descansar, para entrar al mundo al revés de no hacer nada, o simplemente divertirse. Pero hoy en día, son muchos los que durante las vacaciones, no vacacionan.
No sé decir cuantas personas me encuentro en marzo diciendo que al final se cansaron más en el descanso que en el año. O que no les alcanzó el tiempo, o que en vez de aprovechar, estuvieron trabajando durante todo el viaje.
Las vacaciones para que sean productivas tienen que ser primero vacaciones y segundo tienen que cumplir su propósito a cabalidad. Para mi, las vacaciones en general son de las épocas más creativas e iluminadas de mi año. Es cuando tengo las grandes epifanías, donde aparecen las visiones de lo que quiero lograr y donde finalmente me pongo las pilas para hacer ejercicios, ayunos, o descubrir temas largamente pospuestos. En definitiva son vacaciones de creación y productividad en el correcto sentido.
Es como si en el verano o durante este periodo se me ocurrieran las grandes ideas que luego durante el año me tocara realizar. Es por eso que es taaaan importante tener unas buenas vacaciones, ya que en ellas es donde se produce la verdadera magia o donde tenemos la oportunidad de que se produzca una distinta a las del año.
 productividad en vacaciones
El año pasado me escapé con una pareja de amigos a Punta de Choros en el norte de Chile. Fueron dos semanas en las que dormi, me bañe en el mar, comencé a correr, me terminé y empece algunos libros, vi un webinar de Angel Alegre y planifiqué mi año mi alejado de lo que terminó siendo. Me acostaba tardisimo y me levantaba, tarde también, dormí mucho y también medité mucho. Todo esto en dos semanas. Mis amigos no me demandaban nada de atención, eran unos soles, y nos juntabamos a comer y a conversar por unos minutos en la noches.
Fue uno de los mejores veranos que he tenido.
Es verdad que nada de esto es alucinante, pero hay un par de elementos que ilustran a la perfección lo que hace de las vacaciones algo memorable.
1-. Hay algo con el tiempo de ocio, con saber que si te echas en la playa, en tu saco de dormir, sobre una roca, o en la cama, y te quedas dormida, nada pasará. Esa presión apremiante por tener que hacer algo después no existe. Y esa libertad del tiempo, de que la gente te deje en paz, es lo que permite que se produzcan verdaderas epifanías. Cuando no tenemos tiempo, o siempre tenemos algo que hacer o cumplir, es como si no hubiera espacio para lo inesperado, para aquello que se sale de lo que normalmente vivimos o hacemos. Las puertas que nos abren posibilidades realmente distintas, siempre surgen en momentos donde no hay prisa. Es por eso que las grandes ideas aparecen en espacios donde la gente se relaja, como en caminatas, la ducha, el baño, o al despertar de una siesta con el sol de la tarde y la brisa del mar. Por eso la primera regla es, debes darte un espacio que signifique que no te estes urgiendo ni por familia, ni por amigos, ni por hijos, ni padres, ni nada. Una semana de libertad temporal para hacer realmente lo que se te antoje, aunque sea dormirte el tiempo entero, puede hacer que produzcas la idea, la energía, el entusiasmo, la claridad, etc que has estado buscando hace tanto tiempo.
2-. Cruzar el espejo (Hacer algo distinto de lo normal). Siempre me acuerdo de los conceptos que aprendí cuando estudiaba literatura. Había uno que trataba sobre el natural tiempo al revés: lo carnavalesco. Esta idea venía de que para que exista un cierto y esencial nivel de equilibrio social era necesario que cada cierto tiempo se diera el periodo del mundo al revés, donde las personas pueden hacer todo lo que no tienen permitido en su vida cotidiana. En el carnaval el rey es el bufón y el bufón es el rey, las reglas no aplican y se produce esa flexibilidad y catarsis que nivela y destensiona la vida de las personas. Esa es la logica que aplica en las grandes fiestas, carnavales, fines de semana y por supuesto en vacaciones. Cuando no nos damos un respiro de nuestra normalidad, nos ponemos rigidos y de pronto nos empezamos a convencer que somos una sola cosa acotada y finita que no puede moverse ni cambiar. Es entonces cuando la gente se pone más loca, más inflexible, más infeliz, cuando nos llenamos de miedo de cambiar, o de descubrir, asombrarnos, crecer. Comenzamos a decir cosas, quiero que esto se arregle, pero por favor que nada cambie. Eso es locura, una locura platónica, pero locura al fin, porque sin darnos cuenta cercena la libertad más potente que tenemos, la de crecer. Entonces, en vacaciones es esencial que te des un salto y hagas algo diferente. No tiene que ser una cosa excentrica y estridente. Basta con salirte de tu rutina, cambiar tus horarios, ir a un lugar que no conces, integrar alguna actividad distinta, incluso aprender algo que quizás no vuelvas a ocupar, pero si te de entretención y disfrute. Integrar algo distinto es cualquier cosa que no harías normalmente. Y eso es sufiente para darle un respiro a tu alma y amplitud a tu personalidad.
3-. Sí, tu cuerpo existe. Otra cosa que importa y mucho, es que le des un respiro, un amor a tu cuerpo. En el viaje que te mencionaba al principio, hubieron tres cosas que yo hice infaltablemente y que realmente me ayudaron muchísimo. Correr, retomar mi práctica de yoga y bañarme en el mar.
Todos los días mi cuerpo recibía un golpe de energía, de vitalidad, de movimiento que añoro como sensación incluso ahora, un año después. Esta referencia es fundamental para generar un anhelo de eso el resto del tiempo. Tu sabes, una vez que lo experimentas, qué es exactamente lo que estas haciendo para que tu cuerpo se mantenga bien, feliz, con sensación de liviandad y descarga.
Todas estas cosas ayudan a que se abra la ventana mágica. Esa que relaciona cosas insospechadas, esa que se da cuenta que mirando al cielo y las estrellas literalmente puedes mirar al infinito, esa que te muestra que en realidad todo esta interconectado.
Si estas cosas se producen es que realmente has tenido una vacación productiva, una donde te has recuperado a ti misma/o donde no te seguiras metiendo en el hilo de irrealidades de la cotidianidad.
Tenemos que anclarlos al ser, al menos una vez al año. Esta es una buena oportunidad, aprovéchala y haz de esta vacación algo realmente productivo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Únete a esta hermosa comunidad de Buscadores de Sentido

Y recibe correos de inspiración profunda para ir encontrando tu voz, rumbo y lugar verdadero en el mundo

You have Successfully Subscribed!