Cómo tener vacaciones “productivas”

Cómo tener vacaciones “productivas”

Decir tener vacaciones productivas es, por defecto, completamente contraintuitivo. Las vacaciones son para descansar, para entrar al mundo al revés de no hacer nada, o simplemente divertirse. Pero hoy en día, son muchos los que durante las vacaciones, no vacacionan.
No sé decir cuantas personas me encuentro en marzo diciendo que al final se cansaron más en el descanso que en el año. O que no les alcanzó el tiempo, o que en vez de aprovechar, estuvieron trabajando durante todo el viaje.
Las vacaciones para que sean productivas tienen que ser primero vacaciones y segundo tienen que cumplir su propósito a cabalidad. Para mi, las vacaciones en general son de las épocas más creativas e iluminadas de mi año. Es cuando tengo las grandes epifanías, donde aparecen las visiones de lo que quiero lograr y donde finalmente me pongo las pilas para hacer ejercicios, ayunos, o descubrir temas largamente pospuestos. En definitiva son vacaciones de creación y productividad en el correcto sentido.
Es como si en el verano o durante este periodo se me ocurrieran las grandes ideas que luego durante el año me tocara realizar. Es por eso que es taaaan importante tener unas buenas vacaciones, ya que en ellas es donde se produce la verdadera magia o donde tenemos la oportunidad de que se produzca una distinta a las del año.
 productividad en vacaciones
El año pasado me escapé con una pareja de amigos a Punta de Choros en el norte de Chile. Fueron dos semanas en las que dormi, me bañe en el mar, comencé a correr, me terminé y empece algunos libros, vi un webinar de Angel Alegre y planifiqué mi año mi alejado de lo que terminó siendo. Me acostaba tardisimo y me levantaba, tarde también, dormí mucho y también medité mucho. Todo esto en dos semanas. Mis amigos no me demandaban nada de atención, eran unos soles, y nos juntabamos a comer y a conversar por unos minutos en la noches.
Fue uno de los mejores veranos que he tenido.
Es verdad que nada de esto es alucinante, pero hay un par de elementos que ilustran a la perfección lo que hace de las vacaciones algo memorable.
1-. Hay algo con el tiempo de ocio, con saber que si te echas en la playa, en tu saco de dormir, sobre una roca, o en la cama, y te quedas dormida, nada pasará. Esa presión apremiante por tener que hacer algo después no existe. Y esa libertad del tiempo, de que la gente te deje en paz, es lo que permite que se produzcan verdaderas epifanías. Cuando no tenemos tiempo, o siempre tenemos algo que hacer o cumplir, es como si no hubiera espacio para lo inesperado, para aquello que se sale de lo que normalmente vivimos o hacemos. Las puertas que nos abren posibilidades realmente distintas, siempre surgen en momentos donde no hay prisa. Es por eso que las grandes ideas aparecen en espacios donde la gente se relaja, como en caminatas, la ducha, el baño, o al despertar de una siesta con el sol de la tarde y la brisa del mar. Por eso la primera regla es, debes darte un espacio que signifique que no te estes urgiendo ni por familia, ni por amigos, ni por hijos, ni padres, ni nada. Una semana de libertad temporal para hacer realmente lo que se te antoje, aunque sea dormirte el tiempo entero, puede hacer que produzcas la idea, la energía, el entusiasmo, la claridad, etc que has estado buscando hace tanto tiempo.
2-. Cruzar el espejo (Hacer algo distinto de lo normal). Siempre me acuerdo de los conceptos que aprendí cuando estudiaba literatura. Había uno que trataba sobre el natural tiempo al revés: lo carnavalesco. Esta idea venía de que para que exista un cierto y esencial nivel de equilibrio social era necesario que cada cierto tiempo se diera el periodo del mundo al revés, donde las personas pueden hacer todo lo que no tienen permitido en su vida cotidiana. En el carnaval el rey es el bufón y el bufón es el rey, las reglas no aplican y se produce esa flexibilidad y catarsis que nivela y destensiona la vida de las personas. Esa es la logica que aplica en las grandes fiestas, carnavales, fines de semana y por supuesto en vacaciones. Cuando no nos damos un respiro de nuestra normalidad, nos ponemos rigidos y de pronto nos empezamos a convencer que somos una sola cosa acotada y finita que no puede moverse ni cambiar. Es entonces cuando la gente se pone más loca, más inflexible, más infeliz, cuando nos llenamos de miedo de cambiar, o de descubrir, asombrarnos, crecer. Comenzamos a decir cosas, quiero que esto se arregle, pero por favor que nada cambie. Eso es locura, una locura platónica, pero locura al fin, porque sin darnos cuenta cercena la libertad más potente que tenemos, la de crecer. Entonces, en vacaciones es esencial que te des un salto y hagas algo diferente. No tiene que ser una cosa excentrica y estridente. Basta con salirte de tu rutina, cambiar tus horarios, ir a un lugar que no conces, integrar alguna actividad distinta, incluso aprender algo que quizás no vuelvas a ocupar, pero si te de entretención y disfrute. Integrar algo distinto es cualquier cosa que no harías normalmente. Y eso es sufiente para darle un respiro a tu alma y amplitud a tu personalidad.
3-. Sí, tu cuerpo existe. Otra cosa que importa y mucho, es que le des un respiro, un amor a tu cuerpo. En el viaje que te mencionaba al principio, hubieron tres cosas que yo hice infaltablemente y que realmente me ayudaron muchísimo. Correr, retomar mi práctica de yoga y bañarme en el mar.
Todos los días mi cuerpo recibía un golpe de energía, de vitalidad, de movimiento que añoro como sensación incluso ahora, un año después. Esta referencia es fundamental para generar un anhelo de eso el resto del tiempo. Tu sabes, una vez que lo experimentas, qué es exactamente lo que estas haciendo para que tu cuerpo se mantenga bien, feliz, con sensación de liviandad y descarga.
Todas estas cosas ayudan a que se abra la ventana mágica. Esa que relaciona cosas insospechadas, esa que se da cuenta que mirando al cielo y las estrellas literalmente puedes mirar al infinito, esa que te muestra que en realidad todo esta interconectado.
Si estas cosas se producen es que realmente has tenido una vacación productiva, una donde te has recuperado a ti misma/o donde no te seguiras metiendo en el hilo de irrealidades de la cotidianidad.
Tenemos que anclarlos al ser, al menos una vez al año. Esta es una buena oportunidad, aprovéchala y haz de esta vacación algo realmente productivo.
5 blog de viajes que pueden cambiar tu vida

5 blog de viajes que pueden cambiar tu vida

No recuerdo bien en qué contexto, de qué forma, en qué lugar o quién fue. Creo que fue por Stumble Upon. De pronto me encontré un artículo en inglés que hablaba de una persona que vivía viajando. El sueño del pibe, un trabajo completamente location free (sin ubicación fija), donde pudieras trabajar desde Tailandia, Machu pichu o Australia. Recuerdo que un compañero del colegio me contaba que su hermana escribía noticias para un medio online y que eso le reportaba un dinero mensualmente. Eso era lo más cercano que había visto o de lo que había escuchado en cuanto a la posibilidad de recibir una paga online. Hasta que me encontré con una pagina en inglés que hablaba sobre un tipo que vivía de un blog de viajes. Recuerdo que hice la búsqueda en Google con una idea muy clara “how to work location free” (como trabajar sin ubicación fija). Aún tengo la pagina marcada en pocket. Creo que fue la primera página que marqué cuando conseguí la aplicación.
location free
Cuando volví a abrir la página para este artículo estaba totalmente cambiada. Pero el titulo del blog seguía siendo extremadamente decidor “Leaving your daily hell” (deja tu infierno cotidiano): Un tipo joven cuenta como logró escaparse de la rutina de un trabajo “normal” para saltar al mundo de los viajes y vivir de su blog. Eso era exactamente lo que estaba buscando: saber cómo lo hizo.
Me puse a leer con voracidad todo lo que encontré al respecto y puedo decir, creo que un año y tanto después, que fue quizás la primera de una serie de migas de pan, que me llevaron a darle fuerza al blog y todo lo que ha sido este proyecto.
Una de las cosas que más me gustan de este mundo de blogueras/os, viajeros y personas que han apostado esforzadamente por salirse del funcionamiento normal, es que todo lo que hacen esta orientado a enseñarte a hacer lo mismo, si es que es lo que te gusta.
La primicia es entregar lo más posible, porque en ese proceso puedes mostrar lo que sabes y generar una comunidad de mentes y personas que quizás quieran hacer algo similar. Siempre la pregunta es ¿Cómo servirlas/os?
Tengo que decirlo, en su mayoría son historias fantásticas. Historias de personas que haciendo un trabajo completamente autogestionado (o al menos en el principio totalmente), logran vivir bien (de 1000 dolares para arriba) y cumplir el sueño de vivir viajando. Todo esto porque viajar, como decía Aniko Villalba -una de las pioneras totales de habla hispana-, es una forma de vivir que muchas veces es más económica que la que llevamos en la vida sedentaria. Que todo depende de cómo te plantees, puedes tener unas experiencias alucinantes con muy poco dinero.
Quiero hablarte de esto, porque quiero que sepas que hay muchas personas en el mundo que estan haciendo cosas realmente extraordinarias (que no es nada nuevo) y que enseñan a cómo hacerlo también.
Aquí te dejo 5 blogueros esenciales que te enseñarán todo lo que necesitas saber en caso de que simplemente quieras pescar maletas y  largarte o mejor aún, diseñar el plan de tu libertad para que quizás tu vida se convierta en lo que siempre soñaste. Yo estoy en ello.

5 blogs de personas como tu y como yo

Ángel Alegre – Vivir al Máximo:

El lindo de Angelito tiene que ser la inauguración. Le tengo un especial cariño porque su blog fue el primero de habla hispana que me encontré en la búsqueda de rutas para el location free. Angel es un chico español que pasó de trabajar en Microsoft a construir algunas plataformas online que le dieron la entrada a la vida que realmente quería. A pesar de que su blog partió como una plataforma para hablar de su escape del mundo del trabajo normal al de los viajes, hoy por hoy se dedica más a enseñar cómo lograr la libertad financiera que realmente te de la libertad de escoger. Desde sistemas de inversión, relatos de viajes a plataformas nicho, Ángel ha desarrollado un estilo muy directo y práctico de enseñar los métodos que él utilizó para poder llevar la vida libre que hoy tiene.
Personalmente me encanta su estilo y la generosidad de sus artículos.
angel alegre

Antonio G. – Inteligencia Viajera:

Antonio es un chico que ha logrado en 4 meses lo que la mayoría de nosotros nos demoramos un año en conseguir. Es un nómade de tomo y lomo, que crea unos artículos increíblemente prácticos y útiles para saltar al mundo de los viajes. Realmente un fenómeno el cómo ha logrado conseguir no solo vivir del blog, sino alcanzar cifras de más de 8 mil euros mensuales (diciembre 2015) con muy poco tiempo de presencia en la web. Quizás uno de los aportes más interesantes que hace son sus entrevistas “charlas viajeras”, en las que conversa con viajeros que hacen lo mismo que él: vivir viajando.
antonio g.

Aniko Villalba Viajando por ahí:

Aniko es una de las pioneras. Antonio la entrevistó en el segundo capítulo de las charlas y la verdad es que ha sido referencia para innumerables blogueros en viaje que han visto en su historia, una inspiración. Mucho ayudó la charla en TEDX que dió en Buenos Aires y la mítica conversación que tuvo con Steve McCurry, el fotógrafo de la niña afgana, un viajero empedernido que la alentó a continuar con su sueño de viajar. Aniko tiene la particularidad de ser una persona muy atípica en cuanto a nómades se trata. Ella misma cuenta que siempre se pierde, que tiene un pésimo sentido de orientación y que solo habla dos idiomas. Cosas que para muchos pueden ser señal de que no es buena idea salir al mundo. Argentina de origen húngaro, es más bien retraída y quizás en muchos sentido se identifica más con la idea de ser escritora que ser viajera, pero lo cierto es que ha llevado un ritmo de viaje lento pero constante desde el 2008. Una infaltable por la excelente calidad de lo que escribe y la simplicidad de su historia.
aniko villalba

 

La familia Zapp  y las maravillas del “carscholling”(argentinaalaska.com):

Mientras escribía los ejemplos anteriores me puse a pensar. “Pero muchas de las lectoras/es del blog son personas que tienen hijos, familia”. Así que dije, “tengo que ponerles un ejemplo de que en familia también se puede y se puede igual de maravilloso”. Entonces Aniko me habló de un caso excepcional (digo me habló, pero en realidad hizo un artículo de ellos y yo me lo tomo a personal jijijji ;)). Los zapp son una pareja con 4 hijos (si 4) que viajan en un auto de los años 20 por el mundo. Les enseñan a sus hijos en cada rincón de la tierra y en cada lugar a través del homescholing (escuela en el hogar) o carschoolling  (escuela en el auto) a la mano de su mamá (Cande). Hay una poesía hermosa en sus historias. Un verdadero deleite para el corazón. Te dejo un pequeño extracto de como sus hijos aprenden:

Una vez Tehue tenía que aprender del ciclo del Agua, estábamos en unas montañas muy lindas en Sudáfrica en Invierno y en la cima nevaba.  A media montaña era como una lluvia con hielo y más abajo era lluvia, el hielo se derretía y llegaba a un pequeño hilo de agua que crecía hasta ser un arroyo, y este más allá un rio,  y en las mañanas veíamos como salía vapor para formar nuevamente nubes…. Y otra vez nevar… así nos pasó también con la cadena alimenticia de los animales, en África, desde el herbívoro al carnívoro. Ver como un ciervo que estaba comiendo pasto es cazado por una chita y luego ver a un leopardo robarle la presa – Hace una pausa, y prosigue- Estudiar de los Egipcios y hasta estar dentro de las mismas pirámides, navegar El Nilo.

Apenas Cande dice Egipcios yo agrego: – Leer de China y caminar sus murallas,  bucear entre barcos hundidos de la segunda guerra… estar frente al primer avión que logro volar, ver despegar un transbordador espacial, pararte frente a Lucy, tocar la montaña más alta del mundo… caminar en el desierto, en la selva, en la nieve… en Mumbai, en New york, Singapur…

 

zapps1

El origen de todo o casi todo, Chris Guillebeau:

Aunque no es la referencia de todo para mi, de alguna manera sí lo es. En parte porque Chris es el más viejo y el que más lejos ha llevado la ruta de su sueño.¿La manera en que partió? una parecida a la de todos los demás pero quizás un tanto más osado. Se fijó la meta de recorrer todos los países del mundo en 5 años, luego de pasar una temporada extraordinariamente educativa en África. Actualmente es un exitoso escritor de varios libros (que por lo demás son excelentes), sostiene su blog con una comunidad mundial de colaboradores y dirige un encuentro anual, el World Domination Summit donde se reúnen las mentes creativas, rebeldes, innovadoras, emprendedoras y soñadoras del mundo para construir uno nuevo (Una de mis metas es asistir este añoooo wiiiiii). Fue Ángel quien me habló de él (de nuevo me lo tomo a personal) y realmente, al menos para mi, es una referencia de lo que se puede lograr con gran tenacidad, esfuerzo y fe, cuando se cree en un proyecto que en otro momento de la historia, hubiera parecido imposible.
chris guillabeau
Estos cinco referentes son muy importantes para mi. Me recuerdan día a día que otra cosa es posible y que los sueños que estoy construyendo en cada momento se pueden concretar. Espero que para tí sean una inspiración y te animen a pegar el salto. Quizás no para ser una viajera/o empedernida/o, pero quizás sí ir marcando el paso para esa vida que deseas y mereces.
Por tus sueños.

Si conoces a otros blogueros o personajes, libros o historias que te han inspirado, me encantaría saber, escuchar y descubrir. Cuentame en los comentarios y nutre otro poco este arbolito de posibilidades.
Un abrazo
3 maneras de Vibrar donde sea y como sea

3 maneras de Vibrar donde sea y como sea

Aprovechando el amor nostálgico que ha regresado por las guerras de las galaxias, esta es una entrada que habla de como en todas partes se puede hacer una pequeña magia para vibrar y darle un giro a la vida en la dirección en la que queramos sentirla. Te dejo, con un tono curioso de principio de año gregoriano, 3 cosas para vibrar donde sea y como sea.

La puerta de que puedes hacer lo imposible.

Empezó el año y yo aquí con algunos atrasos: mi patio sigue igual de enguerrado.

No importa, porque estoy bien encaminada y mi corazón esta contento, llenito e inspirado.

Mi meditación está firme, hago mis ejercicios diarios y visualizo cada vez con más eficacia. Las meditaciones gratuitas se perfilan como una forma de regalar al mundo lo mejor que hemos aprendido. Como decía la Mercedes Soza “damos nuestro corazón cuando cantamos”.

Mis vecinos ahora cantan y son de un coro o algo así por que realmente cantan bonito.

Preparándonos para el año nuevo les contaba de 3 cosas que podíamos hacer para que este año que viene sea realmente diferente y el primero de ellos era la revisión anual. Como lo prometí en ese minuto, aquí va mi revisión. Los tres elementos fundamentales: lo que fue bien, lo que fue no tan bien y lo que quiero mejorar y hacer para este nuevo ciclo vinieron suaves como mantequilla y fue realmente placentero hacerlo.

Además tuve la fortuna de irme al norte de Chile, a Punta de Choros una caleta mágica que esconde Ballenas y delfines entre sus islas. Desde allí mi meditación vibraba, me pude bañar en el agüita y sentirme bendecida.

Si quieres ver la revisión de mi año, puedes entrar aquí.

Hoy quiero hablarte de 3 cosas que escuché mientras preparaba los últimos materiales para el Curso Encuentro con la Plenitud.

Estas 3 cosas son algo que se aplica en marketing, pero he descubierto y más bien recordado que como hacen todos los maestros sencillos, como yoda (jijiji aquí mi guiño a star wars) se puede encontrar una verdad en todo. Lo que funciona lo hace porque evoca alguna verdad más profunda y la verdad se puede encontrar incluso en el marketing si uno le sabe dar la vuelta adecuada.

Te invito a que explores y yo agradezco a Nathan Barry por su pulcritud en todo lo que hace.

Formas de vibrar desde donde estés haciendo lo que sea.

1-. Crea todos los días

Sea cual sea tu trabajo. Si trabajas en una oficina, o en un mall, o estas en casa, o trabajas con las manos, o realmente lo que sea, crea todos los días. Crear es un ejercicio para el alma, para la mente, para la belleza.

Escribe todos los días, pinta, saca una foto, dibuja en tu servilleta, inventa una historia, maquillate de manera diferente, haz un plato distinto, saluda diciendo arroz, o nuez, o pistacho. Córtate la barba distinto o déjate un bigote estilo Dalí. Abre las ventanas de tu casa en invierno, corre ese mueble que jamás has movido. Deshazte de algo imprescindible. Inventa, cambia, o permanece. Crea activamente la realidad en que vives o cuestiónala para que algo asombroso pueda emerger. Esto en sí dará a tu vida un brillo sin igual y eso es un regalo dulce para disfrutar con alegría.

2-. Comparte lo que creas y descubres.

Todos tenemos algo único. Una joya particular que por muy escondida, brilla de todos modos. Hay algo que solo tu sabes. Puede ser una verdad dificil o una más suave y fácil. Pero las verdades todas tienen el poder de romper cadenas. Si sabes algo o descubres algo que a ti te ha reportado un crecimiento, un asombro, un descubrimiento. Si tienes un pedazo de belleza que reluce, o una voz hermosa que vibra, o un consejo, compártelo. Usa el medio que te quede cómodo: por teléfono, por fb o tw, por correo escrito o electrónico, cantando en tu casa, con una playlist. El tema es que entres en ese modo de “esto me gusta mucho y me encantaría que alguien más, si le interesa lo pueda usar, gozar, disfrutar”. Compartir la felicidad. De eso se trata. Para eso hay dos pasos. a) identifica lo que te hace feliz cada día b) compartelo.

3-. Aprender a viajar por dentro y haz algo imposible.

Viajar por dentro significa que aprendas a darte un tiempo para gozar dentro de tí sin ningún apoyo más que tu mente y creatividad. Se trata de estimular tu realidad interior, tu capacidad de imaginar, de visualizar, de escuchar que pasa adentro.

Siéntate en un lugar tranquilo (a falta de uno, siempre puedes encerrarte por unos minutos en el baño ;))y por lo menos 5 minutos al día cierra los ojos y ponte a volar. Haz lo que quieras, ten la conversación que siempre quisiste con Simon de Beauvoir, o Marilyn Monroe, o Lao tse o Superman (o Batman mejor). Ve adentro y vuela, pilotea un avión, camina por la muralla china, ten un romance, ve al fondo del mar. Haz lo que quieras sin limite. Cada día trata de hacer algo que sabes es imposible y ojalá alimente tu ser.

Como decían en Alicia en el país de las maravillas, debes creer tres cosas imposibles antes del desayuno.

El tema es que rompas esa barrera internamente, para que afuera, de pronto comiences a abrir esa puerta. La puerta de que puedes hacer lo imposible.

“Mi padre solía decir que él creía en seis cosas imposibles antes de desayunar…”
“Uno: hay una poción que te puede hacer encoger; dos: y un pastel que te puede hacer crecer; tres: los animales hablan; cuatro: los gatos pueden desaparecer; cinco: hay un lugar llamado País de las Maravillas, y seis: puedes matar al Jabberwocky…”
Alicia en el país de las maravillas.

Empecemos este año con un bang y desarrollemos estas prácticas de la felicidad pura.¿Cuales son tus seis cosas imposibles? Cuéntame en los comentarios.


Si te gustó esta entrada, si las disfrutaste un poquín, comparte pinchando en los botoncitos.

3 cosas que no debes dejar de hacer antes de que se acabe el año III: Soltar el pasado

3 cosas que no debes dejar de hacer antes de que se acabe el año III: Soltar el pasado

Todas/os cargamos nuestro peso. El tema es que muchas veces pensamos y sentimos que es nuestro deber hacerlo. La clave está en aprender como honrar lo que hemos vivido y aprender a soltarlo. No es fácil. Por eso la entrada de hoy es tan importante. Lo que viene te enseñará por qué nos cuesta tanto soltar, y cual es la mejor manera de hacerlo en una manera respetuosa y amorosa con nosotras/os y lo que nos rodea.

Soltar el pasado

Soltar el pasado.

¡Qué fuerte!

Que alivio también. Siempre se me viene a la mente la Jill bolte taylor, sosteniendo un cerebro humano y diciendo: “imagínate soltar treinta y tantos años de peso emocional” fuaaa. ¿Por qué nos agarramos tan firme de ese peso?

Porque ES un peso. Si te fijas, ahora mismo puedes sentir el efecto de esa mochila en tu espalda. Cierra los ojos un momento y piensa: “mi mochila emocional, ¿cómo se siente?” seguro que algo percibes en la espalda que no es del todo agradable.

Igual que una mochila, pesa y después de un tiempo empieza a doler.

Entonces hay que considerar seriamente la necesidad de sacárselo de encima. Pero no respondí la pregunta ¿porque nos aferramos tanto a nuestra mochila emocional? ¿sabes la respuesta?

Es simple.

Por que la necesitamos, o más bien pensamos que la necesitamos. Es ella la que nos da una idea tangible de quién somos o, (de nuevo) quién creemos que somos. Esa frasecita de la historia, de que somos nuestra historia. La verdad es que suena muy bien, muy lógico, pero si hay algo que he aprendido en las años de entrenamiento y trabajo espiritual es que esa frase es 1) una mentira y 2) es una mentira muy dañina.

Ya se. Hay varios de ustedes que se levantarán indignadas/os y pincharán el botoncito arriba a la derecha de cerrar este estúpido blog… Aguanta. solo respóndeme algo antes de salir. ¿que paradigma sostiene esta idea de que somos nuestra historia? ¿sabes? Bueno si no se te viene a la cabeza de inmediato, te cuento:

El determinismo.

Y ¿sabes cuál es la premisa básica del determinismo?

Pues, que nuestro entorno, historia, genética, familia, cultura, astrología, los hoyos en el sol, bla bla bla, determinan, definen y escriben en piedra imborrable por los siglos de los siglos, QUIEN eres tu.

No se tu. Pero esto, para mí, es morirse ahí mismo. ¿De qué me sirve vivir si no puedo cambiar, modificar, hacer nada con mi historia, con mi vida, con mi ser?

Ciencia actual, ciencia antigua

En oriente también existe una noción de la importancia de las cosas que según el determinismo nos definen.

Solo que con una leve diferencia.

La cultura, familia, historia, astros y lo que sea, no te determinan, pero si te influencian y no poco, mucho.

Entonces ellos, que entienden la espiritualidad como algo esencialmente práctico, no volado, ni etéreo, sino muy aterrizado y prosaico, dijeron: ¿cómo desarrollamos formas de entender, definir y en última instancia manejar, nuestro sistema de influencias para liberarnos de ellas o usarlas a nuestro favor? Y entonces nacen cosas como la astrología, la numerología, el ayurveda y tal. Independiente de que estas cosas te hagan sentido, lo interesante es que la ciencia actual, a su modo ha ido integrando muchos de estos conceptos.

No la astrología o los números, pero sí los sistemas medicinales del ayurveda, de la medicina china y tibetana, y más importante aún, la idea de que en verdad el determinismo como tal, no existe. Solo existen las influencias y las tendencias.

Esto es que, por nuestra historia, cultura, genética, etc, vamos a tender a tal o cual cosa, pero nuestra posibilidad de variación es casi infinita (yo diría infinita, pero hay que mantener el recato).

Mochila emocional y soltar el pasado

Entonces, el tema es que cuando pensamos que somos lo que hemos vivido, estamos cayendo en el determinismo. Con esto yo no quiero decir que la papa esta en olvidarse de los problemas, de la historia, de los dolores no resueltos y seguir hacia delante como un loco porque SOLO importa el futuro. No no no. Igual como hacen en oriente y como se hace en ciencia, primero tenemos que identificar el problema, luego reconocerlo en nosotros, integrarlo en la importancia que tiene para nuestra vida y finalmente hacer algo (y esto es importante, hay que HACER algo) para soltarlo.

Ese hacer es tan variado como el tema mismo.

Lo que te quiero decir es esto. Si quieres tener un año nuevo, lo mejor es partir con un bulto menos. Con un peso menos. Un poco más liberada/o. Ahora. Hay bultos y bultos. La idea no es que te presiones a deshacerte del trauma más terrible de tu vida. Esa es mucha presión y las cosas tienen su tiempo. Pero quizás hay algo más pequeño. Una disculpa pendiente. Una conversación, una visita, una carta, una compra, una limpieza, un boleto de avión.

Algo. Lo sufientemente importante para que puedas apreciarlo y lo suficientemente simple para que lo puedas hacer ahora. Síiii, ahora. Piénsalo.

De verdad el mejor regalo que te puedes dar es despejar eso. Y partir el próximo año, a pocos días de hoy, en un lugar distinto, tangiblemente distinto.

Esa es mi invitación.

Para mi, lo que haré y lo firmo aquí mismo es limpiar el patio de atrás de mi casa que parece país en guerra. Les dejo un foto del antes y en los próximos días del después.

Si quieres hacerlo de verdad, descarga esta pequeña guía que contiene lo fundamental para ayudarte a lograrlo de una manera suave y respetuosa contigo y los demás.

Hasta entonces y considerando que hoy es navidad, un abrazoooo y ojala te animes a ayudar a alguien estos días.

 


Si te ha gustado esta entrada, ayúdame y compártela con amigos y personas que creas pueda servirles.

 

3 cosas que no debes dejar de hacer antes del año nuevo II: Escoger 

3 cosas que no debes dejar de hacer antes del año nuevo II: Escoger 

Todos tenemos miedo a perder. Quizás el temor a la pérdida es una de las fuentes más comunes de sufrimiento y de no atrevernos a ser, experimentar y vivir como realmente queremos. Te quiero contar hoy un pedacito de la historia de cómo casi me pierdo de todo y de como salí de eso, aprendiendo a escoger.

como escoger

Siempre me ha costado comprometerme. Recuerdo que cuando estaba aún en el colegio me metí a un movimiento Scout. Como casi todos lo espacios en los que he participado era bastante  atípico y teníamos muchísimas más libertades que los grupos usuales de scout. Durante todo el tiempo que participé y a pesar de que fue una experiencia realmente crucial para mi vida, nunca tomé la promesa (rito de compromiso con el movimiento). Lo normal cuando uno se integraba a grupos y cosas era hacer toda la parafernalia, comprarse la chapita, el gorrito, hacer la promesa. Por lo menos así ha sido lo que he visto entre mis pares. Pues yo no. Cuando la gente me preguntaba por qué no había tomado la promesa yo respondía con total solemnidad que no me sentía lo suficientemente comprometida como para hacer una ceremonia y empeñar mi palabra.

En esa época era muy seria con esas cosas. Todavía lo soy a mi modo, pero he tenido algunas experiencias que me han obligado a flexibilizar.

Si bien esta seriedad tiene un lado muy bueno. También, como todo, tiene una contraparte no tan positiva. Darle demasiada importancia a las cosas me ha impedido sistematicamente en la vida pasar por experiencias que hubieran sido muy nutritivas para mi. Pero sobre todo porque ha implicado quedarme siempre en una especie de limbo indeciso entre esto y lo otro.

Finalmente hace 4 años, esa indecisión tuvo costos tangibles. Mi falta de decisión terminó por afectar los pilares más importantes de mi vida: mis relaciones y mis planes para el futuro.

La razón N° 1 para no escoger: Miedo a la pérdida, miedo al compromiso.

Hoy hablaba con B., algo así como una hermana para mi. Ella me decía que toda decisión representa de algún modo, un sacrificio: al elegir dejamos algo de lado. A mi personalmente no me gusta mucho esa palabra y cada vez más pienso y siento que la vida va más hacia los sí que los no. O por ponerlo de otro modo va más sobre lo que ganamos que no lo que perdemos. Por lo tanto si bien ella tenía razón en cierto sentido, el tema va más sobre lo que ganaremos al tomar una decisión y no lo que dejaremos atrás.

Yo siempre me fijaba y todavía un poco tengo la tendencia de pensar más en lo que perderé si decido algo. Ha sido una batalla intensa y lo sigue siendo, el enfocarme en el “sí quiero”, más que en el “no quiero”.

Especialmente hoy que la sociedad entera nos llama de manera constante a tener infinitas opciones y nunca, ojalá, decidirse por alguna. “Quédate con todo, no pierdas nada”.

Lo cierto es que ese fijarse constantemente en lo que voy a dejar si decido quedarme con algo, es simplemente un abrumador y absoluto temor a la pérdida: Pérdida de lo que dejo atrás, pero también el miedo a lo que he ganado.

Más vale pájaro en mano…

Y de las cosas que tememos más perder, entre las primeras esta ese raro sentido de libertad que viene de pasarse soñando sobre lo que las cosas podrían ser, en vez de vivirlas. Yo me decía, Si hago esto, si me decido por esto entonces todas estas cosas maravillosas no las podré hacer. Y al final no hacía nada.

Este dicho famoso tiene dos lados. A mi la verdad es que nunca me ha gustado mucho. Yo siempre estaba pensando que era mejor que los pájaros volaran porque seguro “algun día” los pescaría a todos, o mejor aún me pondría a volar con ellos. También me sugería un rollo de apego, de no soñar, de no atreverse a pensar en grande. Pero hoy, ya un poquito, poquito más aterrizada, lo veo distinto y entiendo que ese pájaro que está en la mano, es en realidad una experiencia que me estoy atreviendo a vivir y no solo a soñar.

Se trata del verdadero valor de tomar una decisión y lanzarse.

Siempre hay pájaros nuevos que te distraen. Tomar un camino, escoger,  trae más opciones y de nuevo tengo que enfocarme y tratar de aterrizar otra vez. Es un proceso constante, pero que al mismo tiempo me ha permitido entender y aprender mucho de como sortear las dificultades. Por lo tanto quiero contarte alguna de las cosas que más me han liberado para realmente tomar desiciones sin sacrificio y sin sensación de perdida, para poder aterrizar mis planes y vivir lo que quiero vivir.

1-. La diferencia entre saber el camino y caminar el camino: Amo esta frase que le dice Morfeo a Neo en Matrix. Creo que no podría ser más cierta y sabia. Cuando realmente tomamos una decisión, lo que hacemos es entrar en un camino y ese simple hecho como un acto de magia, un acto de revelación, desmantela en un instante la mayor cantidad de mitos e ideas falsas que tenemos acerca de un tema y su relación con nosotras/os mismas/os. Como ponerte en los zapatos de otra/o, mirar con los ojos de alguien más, te da eso de entender las cosas por experiencia. Y esto es invaluable, absolutamente invaluable. Es impresionante la cantidad de energía que desperdiciamos pensando e imaginando como nos sentiríamos si tal cosa. No digo que no sea bueno imaginar un poco, pero siempre en justa medida.

Es realmente un crimen hacer de la imaginación una excusa para no vivir.

2-. La importancia de los ciclos: Saber que en la vida pasamos por etapas. Que una decisión no significa un tumba ni una cadena. Básicamente que las decisiones tienen un nivel de flexibilidad otorgado por nuestra propia medición y planificación. Con esto, de nuevo no quiero decir que nos pasemos la vida picoteando aquí y allá. Pero sí que podemos definir un tiempo determinado para poder evaluar y acomodarnos.

Si tomas una decisión equivocada, si tomas un camino, tienes que planificar la manera de salir en un periodo determinado.

Mi papá me enseñó esto. Siempre que entras a un lugar, debes saber como salir. Es algo que se entrena en negocios también. Algo así como el plan de retiro.

Pongamos un ejemplo para que quede realmente claro. Digamos que estas definiendo tu carrera. Lo más probable es que a los 18 años no tengas ni idea de lo que realmente quieres de la vida y no sepas qué escoger. Toda la presión está en que decidas tu vida casi hasta el último minuto y las cuestiones de dinero no ayudan en nada. Dos cosas debes tener claras. Primero, que es una mentira decir que lo que decidas ahora definirá el resto de tu vida. Puedes decidir, siempre, tomar una via alternativa. Segundo, para que esa alternativa este adecuada a tu realidad (muchas personas no sienten que se pueden dar el lujo de salirse en medio de una carrera y muchas veces están en lo correcto), debes hacer un plan.

Tu plan de escape en caso de que nada funcione. Como te sales de una vida que no es la que quieres y de manera responsable, haciendote cargo (creeme que no quieres andar arrastrando deudas afectivas, o de cualquier tipo por no hacerte cargo de lo que te corresponde).

3-. Escoger y hacer un plan con dos caras: Tanto para las cosas fuertes de la vida (como carrera universitaria, trabajos, traslados a otros países, pareja, etc) como para cosas menos densas, se aplica lo mismo: Al momento de escoger, prueba un tiempo, un tiempo que te de la experiencia del lado agradable y el no tan agradable.

Elizabeth Gilbert, la autora de Rezar, Comer, Amar y Big Magic lo pone maravillosamente. Ella dice que con cada camino que tomamos siempre existe un “sandwich de porquería” que nos tenemos que tragar. Cuando decides tomar el camino debes asegurarte de poder comerte ese sandwich de porquería, porque si no lo puedes hacer, tienes que reconsiderar el camino. Cuando hacemos una prueba y tratamos de ver si tal o cual opción es lo que realmente queremos, entonces debemos evaluar si seremos capaces de soportar el desafío que ese camino nos impone. Pero de nuevo, eso solo lo podemos saber, de verdad de verdad cuando nos comemos el sandwich y vemos si podemos soportarlo. Para eso tienes que tener tu plan y si logras pasar de lo bonito y lo feo y aun sostenerte en tu deseo, entonces ya sabes: estas donde tienes que estar.

4-. Luego de escoger, ajusta, adapta: la ciencia de la felicidad esta en la relajación. La relajación es flexibilidad, es movimiento, fluidez. Su contrario, lo rígido es una fuerte causa de sufrimiento en la vida. No ser capaz movernos en relación con lo que necesitamos. Evidentemente siempre hay un tope, pero antes del tope y ojalá en el inmenso y vasto territorio antes de que el tope se produzca, el saber movernos y acomodarnos es clave para hacer de nuestra decisión eso que realmente queremos. Partimos con una idea, pero terminamos en otra totalmente distinta y si estamos atentas/os eso puede ser exactamente lo que queríamos sin saberlo. Esto tiene que ver con entender que el proceso es una danza entre la idea y el proyecto que tenemos al principio y lo que el camino nos enseña.

5-. Si no logras resistir, aprende: Si a pesar de todo los intentos te das cuenta que tal o cual cosa no es lo tuyo, llóralo (si lo vale esa pérdida), acéptalo y aprende. Lleva todo lo que la experiencia te ha enseñado de ti y de la vida para la siguiente decisión, para el siguiente camino. Honra la experiencia que has vivido con cada ajuste que haces para lo que viene. No repitas lo mismo, aplica tu resiliencia y acomódate.

En resumen escoger

Antes de que termine este año, no dejes pasar la oportunidad. Piensa en aquellas decisiones pospuestas, en esos proyectos largamente dilatados y crea el portal para entrar en ellos. Este año que viene puede ser realmente el año en que desarrolles y comiences a construir la vida que realmente quieres. Recuerda que lo que ganarás con intentarlo es infinitamente más valioso que quedarte con solo imaginarlo. No te hagas esperar.

El siguiente artículo es el último elemento de esta serie de cosas que no puedes dejar de hacer antes de que el año acabe. ¿De qué se tratará? Pues del elemento numero 1 que nos ata a no avanzar: el pasado.


Si te ha servido esta entrada, ya sabes. Si, si, comparte, difunde, desparrama, cuéntale a tus amigas/os a tu familia al mundo entero y ayúdame en mi pequeño proyectito de la felicidad. Abrazos por mil.

3 cosas que no debes dejar de hacer antes de que se acabe el año I: Revisión Anual

3 cosas que no debes dejar de hacer antes de que se acabe el año I: Revisión Anual

Antes de que acabe el año una locura extraña nos aborda. El tiempo se acelera, millones de cosas por hacer se acumulan en nuestra lista y de pronto lo urgente se roba el espacio de lo importante. Aquí la primera de 3 cosas que no puedes dejar de hacer antes que acabe el año, si realmente quieres tener “un año nuevo”.

Qué hacer para que tu año nuevo realmente sea diferente

Amma, mi Maestra, suele dar una charla tanto para la navidad como para el año nuevo. Respecto a este último puntualiza la paradoja de la idea del año nuevo. De como hacemos una gran fiesta, un gran movimiento, una profunda sensación de cambio de folio. Pero llega el primero de enero y básicamente, todo sigue igual.

El año nuevo no tiene nada de nuevo.

Esta idea tan simple de la fanfarria de un “año nuevo” que en realidad de nuevo no tiene nada, me pareció fascinante. Es cierto que hay varias personas que hacen algún tipo de ceremonia para cerrar el año. Algunos queman papelitos, otros escriben una serie de metas para lo que se viene, pero por alguna razón, pareciera que todo ese gesto dura lo mismo que la fiesta y la noche. Las metas se olvidan, los malos hábitos continúan ahí y no pasa nada.

Quiero en esta entrada hablarte de la primera de tres cosas concretas que puedes hacer antes de que acabe el año para realmente hacer una diferencia y lograr que el año que viene, de verdad sea diferente.

1# La gran revisión

 

“Durante los últimos — nueve años, nada me ha ayudado más a alcanzar mis grandes metas y a mantenerme en el camino que un solo ejercicio que completo cada Diciembre: La Revisión Anual.” – Chris Guillabeau

En el Desafío tenemos un par de referencias a la importancia de no solo establecer metas en varios momentos del año, sino de hacer revisiones que nos permitan tomar conciencia de lo que hemos vivido, de las cosas que hemos aprendido, de lo que queremos cambiar y de cuanto nos falta.

Es como si estuviéramos en una ciudad desconocida y nos quedaramos pegados en el mapa. Cada cierto tiempo debemos levantar la vista para comprobar que eso que aparecen en el papel o en el gps es efectivamente el lugar que señalan los carteles a nuestro alrededor. Sin esa revisión podríamos estar a kilómetros de donde se supone y no darnos cuenta.

Para mi fue todo un descubrimiento ver como grandes blogueros, viajeros y referentes del crecimiento personal no saltaban por nada del mundo la ya tradicional Revisión final, la gran revisión antes de finalizar el año.

Tipos como Chris Guillabeau, Pat Flynn, Michael Hyatt, Noah kogan, Angel Alegre, no solo lo hacen sino que lo publican para ejemplificar el proceso a cabalidad. Algunos hacen informes con paginas y paginas (mientras más detallado mejor, sobre todo si quieres enseñar sobre lo que funciona y lo que no) mientras otros hacen un somero informe con lo esencial.

Este es el primero año en que lo haré como Dios manda jijiji. Me emociona la idea. Este año ha estado lleno de movimientos. Procesos internos muy profundos y cosas que he logrado materializar después de muuuucho tiempo de planear y soñar. En cuanto termine, lo más probable es que lo comparta con ustedes, solo para mostrar un poco de que va.

En fin. Lo importante de este proceso es que te da una increíble y muy clara noción de tu proceso, el desarrollo que has tenido durante el año. Que cosas has logrado materializar, que cosas no. Si el año pasado o durante el año planificaste o te fijaste ciertas metas, es el momento ideal para ver como te fue y si realmente tomaste esos pasos necesarios. Hay un arte realmente valioso en este ejercicio, así que les pido que por favor se sienten y lo hagan.

Para facilitar el proceso les dejo aquí una lista de las cosas a considerar para hacer de la revisión del año lo más fructífera posible.

Como esto es bastante y no quiero que te atragantes, dividiré estas tres acciones en 3 días. No es necesario que las hagas el mismo día que las recibes (si eres parte de la comunidad), pero la idea es que trates de hacerlas antes de que termine el año.

Mañana te hablaré de como la falta de decisión, la incapacidad para escoger casi me impide hacer lo más importante para mi vida y como hacer para evitar este mal del malabarismo crónico.

Un abrazo jo, jo, jo.

 


Si te ha gustado esta entrada, ayúdame y compártela con amigos y personas que creas pueda servirles.

 

Activa el Centro de tu Fuerza: Tercer Chakra o Hara

Activa el Centro de tu Fuerza: Tercer Chakra o Hara

En el centro de nuestro cuerpo, en ese lugar que es llamado Hara por los japoneses, Manipura por los hindúes y plexo solar por los occidentales, se haya también el centro de nuestra fuerza y equilibrio, el tercer chacra. Aprender a potenciar este punto es vital para llevar adelante todo proyecto y sueño que queramos realizar, así como de manera más íntima y trascendente, desarrollar la extraordinaria capacidad del autodominio. En esta entrada veremos su funcionamiento, desequilibrios y como lograr potenciarlo.
En varios de las entradas anteriores hemos hablado de la importancia de ir construyendo nuestra vida a partir de nuevos hábitos. Efectivamente este es el elemento central para cualquier tipo de planificación vital, logro o avance. Tal como leía por ahí el otro día, “Obtienes lo que practicas”. Sin embargo, para la gran mayoría de nosotros, una vez que hemos aceptado que para lograr lo que queremos debemos ir modificando nuestro cotidiano, nos topamos con la gran muralla de no tener la fuerza de voluntad suficiente para implementarlo en la vida cotidiana. Todavía no podemos superar la barrera de la flojera, la dilatación, el cansancio, etc.
Entonces ¿qué hacer? ¿Cómo activar ese motor de la acción? o ¿cómo lograr tener la voluntad para sostener un hábito el tiempo suficiente para que se haga parte de nuestra rutina y no debamos esforzarnos tanto? Lo cierto es que existe una manera, una ayuda que nos permite traspasar esa barrera y fortalecer sustancialmente nuestra capacidad de hacer lo que nos proponemos. Imagina por un momento lo que sería tener esa capacidad de saber que si te das una instrucción interna esa orden será cumplida a toda costa. Bueno, es posible y en esta entrada veremos como se puede activar esa fuerza interna que se haya en nuestro plexo solar y que se conoce popularmente como Tercer chakra.

Una persona que tiene Hara, es una persona en equilibrio y paz

Pensemos por un momento en esta idea de la fuerza interna. Se me viene a la memoria aquel montañista que se arrastró por kilómetros tras ser abandonado por su compañero en el camino. Estamos llenos de historias donde existe alguien que ha superado toda barrera para lograr algo aparentemente imposible. Este es el poder de la voluntad en extremo, cuando tiene la fuerza, el equilibrio y la potencia necesarias. Pero esta cualidad aparece en todo tipo de instancias. Es lo que nos permite levantarnos en la mañana cuando tenemos sueño, hacer cosas que no se nos antojan y esforzarnos en general y en particular para alcanzar un objetivo. Al mismo tiempo, hay toda una gama de cualidades relacionadas con el centro de nuestra voluntad, que son más sutiles y que alimentan un cierto tipo de fortaleza más sutil y sabia. En este aspecto, la cultura nipona nos da una gran lección.
Los japoneses utilizan la palabra Hara para denotar no solo el punto fisiológico del vientre, si no también las cualidades psicológicas y espirituales vinculadas a la persona que ha podido desarrollarlo.  Las expresiones en japones que hablan de “tener vientre” o “no tener vientre”, se relacionan justamente con esas cualidades propias del equilibrio y de la capacidad de estar centrada/o. La asociación es natural y directa. Nos habla del centro de nuestro cuerpo (el ombligo) y de la capacidad de funcionar desde ese centro, desde ese dominio. Naturalmente en japón se piensa en la persona que ha desarrollado su ecuanimidad, su mente neutral, como aquella persona que tiene esa capacidad de actuar no solo desde la razón, si no también desde el estómago, es decir desde la totalidad.
Por otra parte la persona que presenta una falta de desarrollo de su hara, es la persona que funciona sin equilibrio, excesivamente emocional o racional, antojadiza, sin autodominio, sin capacidad de discernimiento.
El mejor ejemplo para denotar esta diferencia se hace evidente por ejemplo en los momentos de peligro, donde una persona con un hara bien desarrollado es capaz de destacarse por su claridad y eficiencia, sabiendo exactamente que hacer manteniendo una calma total.
Entonces entendemos que el funcionar desde nuestro centro implica no solo la capacidad de dominar nuestros antojos, nuestras debilidades o nuestros miedos, si no en positivo, tener el don de la paz, el equilibrio y el discernimiento, que probablemente se derivan de esa capacidad de autodominio y auto confianza que mencionábamos.

¿Tengo la energía suficiente para realizar mi tarea? Descompensaciones del Tercer Chakra.

Yogui Bhajan, Maestro de Kundalini Yoga hablaba del tercer chakra como el centro del Guerrero Espiritual. Más allá de las creencias esto tiene que ver con la idea de que en este centro de nuestro cuerpo energético se haya la capacidad o la falta de esta, para saber que somos capaces de realizar nuestra tarea, destino individual o misión. El guerrero es el arquetipo de la disciplina, esa voluntad que se rinde al comando de una orden que lo supera, pero que que al mismo tiempo se enraiza en un proceso de refinamiento y temple interior.
El guerrero espiritual aparece como figura, como idea cuando hemos pasado por esa preparación y aprendizaje de domar nuestras necesidades básicas representadas por los dos centros inferiores del primer chacra, mulhadara (necesidades primarias) y el segundo, swadhistana (creatividad y capacidad de creación a través de la sexualidad).
El tercer chacra nos da la fuerza de poner bajo mando estos instintos y necesidades sin que con ello perdamos la intensidad y fulgor de la pasión y el instinto. Es el puente que nos habla de tener la templanza para entrar a la sabiduría de la compasión, la comunicación, la intuición y la conexión con lo trascendente que son las características de los centros superiores.

Claves del equilibrio del tercer chacra

Cada centro energético nos da claves para determinar si está en equilibrio o en desequilibrio, de manera que podamos abordar el problema y así extraer el beneficio de ese centro de energía.
De esta manera, cuando el tercer chacra, hara o punto nabhi esta desequilibrado pueden suceder fundamentalmente dos cosas:
1) o creemos que somos el centro del universo (cree que el mundo gira en torno a su ombligo). Un ejemplo de esto son todas las personas que creen que son más que los demás, actúan autoritariamente y tienen muchas dificultades para empatizar con la visión de los otros.

2) o, creemos que no tenemos la fuerza para lograr nada y estamos renunciando constantemente a nuestros proyectos, sueños y ambiciones. Un ejemplo clásico de esto es la muy habitual promesa que se hacen miles de personas de empezar una dieta, una rutina de ejercicio o cualquier proyecto que active la sensación de esfuerzo y que es abandonada antes de empezar.

La descompensación de este centro, también lleva muchas veces a la necesidad de suplir la falta o el exceso de energía con comida, drogas o cualquier sustancia externa que reemplace eso que se haya en desbalance.

Cuando por otra parte, este centro se haya bien equilibrado, sentimos que tenemos todo lo necesario para realizar nuestros proyectos, nuestra tarea, nuestra misión. Tenemos la sensación de autodominio y de autoconfianza que nos permite comprometernos con la tarea de nuestra vida,con nuestra misión, en definitiva con todo aquello que nos permite tener fe en nosotros mismos.

Cómo desarrollar el centro de nuestra fuerza y autodominio

Tanto en danza, como en artes marciales y en las múltiples disciplinas que trabajan con el cuerpo es sabido que el centro de equilibrio y poder se haya en este centro del tercer chakra o hara y son múltiples las vías por las cuales podemos fortalecer este centro de manera que efectivamente podamos aprovechar su fuerza.

Desarrollo físico

En este centro se ubica toda nuestra capacidad de digerir y procesar los alimentos, los nutrientes y los deshechos, por eso el órgano asociado a su funcionamiento es el hígado y su elemento el fuego. Mantener nuestra digestión en perfecto orden es fundamental por lo tanto para ello.
El ejercicio físico por excelencia para este chacra son los abdominales, en cualquiera de sus formas, porque ayudan a ajustar si son hechos correctamente el punto del ombligo.

Un regalo exclusivo: Descarga la Guía para Desarrollar tu Tercer Chakra. Aprende todo lo que necesitas para saltar a la acción.

Desarrollo mental

La determinación es el ejemplo más claro de la actitud mental alineada con un tercer chacra fortalecido. Básicamente implica entrenarse en sostenerse en una idea, proyecto o acción por periodos extensos de tiempo o en áreas que representen un desafío. Por lo tanto, cualquier tarea que te propongas hacer y que ponga a prueba tu determinación irá fortaleciendo tu tercer chacra. Es esencial para esto entender que el centro de tu determinación está en tu porqué. La meta específica puede cambiar, pero el por qué si es el verdadero, tiende a permanecer. Ve a la raíz de tus razones.

Desarollo emocional

La vinculación emocional con este centro tiene que ver con la capacidad de procesar nuestras emociones de manera templada. Piensa en la expresiones asociadas a la zona donde se haya nuestra fuerza. “No tuve el estómago para afrontar la situación”, o “esa mujer sí que tiene agallas”. Todos estos términos se asocian con la capacidad de sostener y digerir situaciones complejas o difíciles sin echarse para atrás. Es la mezcla que da la valentía y la fuerza, es decir el temple. Para desarrollarlo, todas aquellas situaciones que nos ponen en jaque y que nos hacen crecer o que requieren de nuestra fortaleza son un excelente entrenamiento de esa fuerza visceral.

Desarrollo espiritual

El proceso integral de nuestro cuerpo, mente y emociones es lo que está en juego cada vez que entramos al territorio espiritual. No importa cual sea tu creencia, esto tiene que ver con cualquier cosa que sea superior a ti en el sentido en que te trascienda yeso es ditinto para cada persona. Lo relevante es que cada vez que desarrollamos un aspecto de nosostras/os mismas/os en forma integrada y lo ponemos al servicio de algo que vas allá de nuestro propio beneficio estamos en esta vía del desarrollo de nuestra trascendencia. El emprendrr una tarea por ejemplo de beneficio social, del tipo que sea requiere detoda nuestra detrminacion, foco, fuerza y temple, es la integración de todos los elementos al servicio. Para muchas personas la vía más rápida por lo tanto de desarrollar su centro de fuerza y autodominio es esta, pues necesitan un sentido mayor que si mismos para motivarse a hacer todas estas cosas.

 

Es importante en definitiva saber que como toda cualidad humana, la fuerza es algo que se desarrolla y que en este caso es fundamental para lograr la materialización de nuestros sueños y proyectos. Piensa solo por un instante que pasaría si pudieras sentir con total certeza que no importa lo que te propongas, tiene la capacidad absoluta de lograrlo, que no hay fuerza que te detenga y que tienes toda la que necesitas para llegar hasta donde vas. Es una sensación muy impresionante, pero requiere trabajo. Como algo que lei por ahi en las redes sociales, no hay destino que valga la pena que no requiera un esfuerzo. Quiero recalcar esta idea. El Hara o tercer chakra, es un centro que se activa a través de la acción, no tendrá mucha utilidad que leas este artículo y no realices ninguna prueba o ejercicio. Ponte en marcha y desarrolla tu capacidad para tener esa experiencia única de poder confiar en ti. Recuerda que es un proceso que se construye día a día, así que se gentil contigo misma/o y paciencia.

 

Te dejo una guía completa para que puedas desarrollar tu punto de fuerza, en cada uno de sus aspectos desde lo mas simple a lo mas complejo y así puedas construir de manera clara y sencilla el camino paso a paso para desarrollar esa fuerza dormida de tu interior.

—-
Si esta entrada te ha ayudado compártela y ayúdame a difundir la información en las redes sociales (facebook y twiter, G+, Lkin, )

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Únete a esta hermosa comunidad de Buscadores de Sentido

Y recibe correos de inspiración profunda para ir encontrando tu voz, rumbo y lugar verdadero en el mundo

You have Successfully Subscribed!