3 cosas que no debes dejar de hacer antes del año nuevo II: Escoger 

3 cosas que no debes dejar de hacer antes del año nuevo II: Escoger 

Todos tenemos miedo a perder. Quizás el temor a la pérdida es una de las fuentes más comunes de sufrimiento y de no atrevernos a ser, experimentar y vivir como realmente queremos. Te quiero contar hoy un pedacito de la historia de cómo casi me pierdo de todo y de como salí de eso, aprendiendo a escoger.

como escoger

Siempre me ha costado comprometerme. Recuerdo que cuando estaba aún en el colegio me metí a un movimiento Scout. Como casi todos lo espacios en los que he participado era bastante  atípico y teníamos muchísimas más libertades que los grupos usuales de scout. Durante todo el tiempo que participé y a pesar de que fue una experiencia realmente crucial para mi vida, nunca tomé la promesa (rito de compromiso con el movimiento). Lo normal cuando uno se integraba a grupos y cosas era hacer toda la parafernalia, comprarse la chapita, el gorrito, hacer la promesa. Por lo menos así ha sido lo que he visto entre mis pares. Pues yo no. Cuando la gente me preguntaba por qué no había tomado la promesa yo respondía con total solemnidad que no me sentía lo suficientemente comprometida como para hacer una ceremonia y empeñar mi palabra.

En esa época era muy seria con esas cosas. Todavía lo soy a mi modo, pero he tenido algunas experiencias que me han obligado a flexibilizar.

Si bien esta seriedad tiene un lado muy bueno. También, como todo, tiene una contraparte no tan positiva. Darle demasiada importancia a las cosas me ha impedido sistematicamente en la vida pasar por experiencias que hubieran sido muy nutritivas para mi. Pero sobre todo porque ha implicado quedarme siempre en una especie de limbo indeciso entre esto y lo otro.

Finalmente hace 4 años, esa indecisión tuvo costos tangibles. Mi falta de decisión terminó por afectar los pilares más importantes de mi vida: mis relaciones y mis planes para el futuro.

La razón N° 1 para no escoger: Miedo a la pérdida, miedo al compromiso.

Hoy hablaba con B., algo así como una hermana para mi. Ella me decía que toda decisión representa de algún modo, un sacrificio: al elegir dejamos algo de lado. A mi personalmente no me gusta mucho esa palabra y cada vez más pienso y siento que la vida va más hacia los sí que los no. O por ponerlo de otro modo va más sobre lo que ganamos que no lo que perdemos. Por lo tanto si bien ella tenía razón en cierto sentido, el tema va más sobre lo que ganaremos al tomar una decisión y no lo que dejaremos atrás.

Yo siempre me fijaba y todavía un poco tengo la tendencia de pensar más en lo que perderé si decido algo. Ha sido una batalla intensa y lo sigue siendo, el enfocarme en el “sí quiero”, más que en el “no quiero”.

Especialmente hoy que la sociedad entera nos llama de manera constante a tener infinitas opciones y nunca, ojalá, decidirse por alguna. “Quédate con todo, no pierdas nada”.

Lo cierto es que ese fijarse constantemente en lo que voy a dejar si decido quedarme con algo, es simplemente un abrumador y absoluto temor a la pérdida: Pérdida de lo que dejo atrás, pero también el miedo a lo que he ganado.

Más vale pájaro en mano…

Y de las cosas que tememos más perder, entre las primeras esta ese raro sentido de libertad que viene de pasarse soñando sobre lo que las cosas podrían ser, en vez de vivirlas. Yo me decía, Si hago esto, si me decido por esto entonces todas estas cosas maravillosas no las podré hacer. Y al final no hacía nada.

Este dicho famoso tiene dos lados. A mi la verdad es que nunca me ha gustado mucho. Yo siempre estaba pensando que era mejor que los pájaros volaran porque seguro “algun día” los pescaría a todos, o mejor aún me pondría a volar con ellos. También me sugería un rollo de apego, de no soñar, de no atreverse a pensar en grande. Pero hoy, ya un poquito, poquito más aterrizada, lo veo distinto y entiendo que ese pájaro que está en la mano, es en realidad una experiencia que me estoy atreviendo a vivir y no solo a soñar.

Se trata del verdadero valor de tomar una decisión y lanzarse.

Siempre hay pájaros nuevos que te distraen. Tomar un camino, escoger,  trae más opciones y de nuevo tengo que enfocarme y tratar de aterrizar otra vez. Es un proceso constante, pero que al mismo tiempo me ha permitido entender y aprender mucho de como sortear las dificultades. Por lo tanto quiero contarte alguna de las cosas que más me han liberado para realmente tomar desiciones sin sacrificio y sin sensación de perdida, para poder aterrizar mis planes y vivir lo que quiero vivir.

1-. La diferencia entre saber el camino y caminar el camino: Amo esta frase que le dice Morfeo a Neo en Matrix. Creo que no podría ser más cierta y sabia. Cuando realmente tomamos una decisión, lo que hacemos es entrar en un camino y ese simple hecho como un acto de magia, un acto de revelación, desmantela en un instante la mayor cantidad de mitos e ideas falsas que tenemos acerca de un tema y su relación con nosotras/os mismas/os. Como ponerte en los zapatos de otra/o, mirar con los ojos de alguien más, te da eso de entender las cosas por experiencia. Y esto es invaluable, absolutamente invaluable. Es impresionante la cantidad de energía que desperdiciamos pensando e imaginando como nos sentiríamos si tal cosa. No digo que no sea bueno imaginar un poco, pero siempre en justa medida.

Es realmente un crimen hacer de la imaginación una excusa para no vivir.

2-. La importancia de los ciclos: Saber que en la vida pasamos por etapas. Que una decisión no significa un tumba ni una cadena. Básicamente que las decisiones tienen un nivel de flexibilidad otorgado por nuestra propia medición y planificación. Con esto, de nuevo no quiero decir que nos pasemos la vida picoteando aquí y allá. Pero sí que podemos definir un tiempo determinado para poder evaluar y acomodarnos.

Si tomas una decisión equivocada, si tomas un camino, tienes que planificar la manera de salir en un periodo determinado.

Mi papá me enseñó esto. Siempre que entras a un lugar, debes saber como salir. Es algo que se entrena en negocios también. Algo así como el plan de retiro.

Pongamos un ejemplo para que quede realmente claro. Digamos que estas definiendo tu carrera. Lo más probable es que a los 18 años no tengas ni idea de lo que realmente quieres de la vida y no sepas qué escoger. Toda la presión está en que decidas tu vida casi hasta el último minuto y las cuestiones de dinero no ayudan en nada. Dos cosas debes tener claras. Primero, que es una mentira decir que lo que decidas ahora definirá el resto de tu vida. Puedes decidir, siempre, tomar una via alternativa. Segundo, para que esa alternativa este adecuada a tu realidad (muchas personas no sienten que se pueden dar el lujo de salirse en medio de una carrera y muchas veces están en lo correcto), debes hacer un plan.

Tu plan de escape en caso de que nada funcione. Como te sales de una vida que no es la que quieres y de manera responsable, haciendote cargo (creeme que no quieres andar arrastrando deudas afectivas, o de cualquier tipo por no hacerte cargo de lo que te corresponde).

3-. Escoger y hacer un plan con dos caras: Tanto para las cosas fuertes de la vida (como carrera universitaria, trabajos, traslados a otros países, pareja, etc) como para cosas menos densas, se aplica lo mismo: Al momento de escoger, prueba un tiempo, un tiempo que te de la experiencia del lado agradable y el no tan agradable.

Elizabeth Gilbert, la autora de Rezar, Comer, Amar y Big Magic lo pone maravillosamente. Ella dice que con cada camino que tomamos siempre existe un “sandwich de porquería” que nos tenemos que tragar. Cuando decides tomar el camino debes asegurarte de poder comerte ese sandwich de porquería, porque si no lo puedes hacer, tienes que reconsiderar el camino. Cuando hacemos una prueba y tratamos de ver si tal o cual opción es lo que realmente queremos, entonces debemos evaluar si seremos capaces de soportar el desafío que ese camino nos impone. Pero de nuevo, eso solo lo podemos saber, de verdad de verdad cuando nos comemos el sandwich y vemos si podemos soportarlo. Para eso tienes que tener tu plan y si logras pasar de lo bonito y lo feo y aun sostenerte en tu deseo, entonces ya sabes: estas donde tienes que estar.

4-. Luego de escoger, ajusta, adapta: la ciencia de la felicidad esta en la relajación. La relajación es flexibilidad, es movimiento, fluidez. Su contrario, lo rígido es una fuerte causa de sufrimiento en la vida. No ser capaz movernos en relación con lo que necesitamos. Evidentemente siempre hay un tope, pero antes del tope y ojalá en el inmenso y vasto territorio antes de que el tope se produzca, el saber movernos y acomodarnos es clave para hacer de nuestra decisión eso que realmente queremos. Partimos con una idea, pero terminamos en otra totalmente distinta y si estamos atentas/os eso puede ser exactamente lo que queríamos sin saberlo. Esto tiene que ver con entender que el proceso es una danza entre la idea y el proyecto que tenemos al principio y lo que el camino nos enseña.

5-. Si no logras resistir, aprende: Si a pesar de todo los intentos te das cuenta que tal o cual cosa no es lo tuyo, llóralo (si lo vale esa pérdida), acéptalo y aprende. Lleva todo lo que la experiencia te ha enseñado de ti y de la vida para la siguiente decisión, para el siguiente camino. Honra la experiencia que has vivido con cada ajuste que haces para lo que viene. No repitas lo mismo, aplica tu resiliencia y acomódate.

En resumen escoger

Antes de que termine este año, no dejes pasar la oportunidad. Piensa en aquellas decisiones pospuestas, en esos proyectos largamente dilatados y crea el portal para entrar en ellos. Este año que viene puede ser realmente el año en que desarrolles y comiences a construir la vida que realmente quieres. Recuerda que lo que ganarás con intentarlo es infinitamente más valioso que quedarte con solo imaginarlo. No te hagas esperar.

El siguiente artículo es el último elemento de esta serie de cosas que no puedes dejar de hacer antes de que el año acabe. ¿De qué se tratará? Pues del elemento numero 1 que nos ata a no avanzar: el pasado.


Si te ha servido esta entrada, ya sabes. Si, si, comparte, difunde, desparrama, cuéntale a tus amigas/os a tu familia al mundo entero y ayúdame en mi pequeño proyectito de la felicidad. Abrazos por mil.

3 cosas que no debes dejar de hacer antes de que se acabe el año I: Revisión Anual

3 cosas que no debes dejar de hacer antes de que se acabe el año I: Revisión Anual

Antes de que acabe el año una locura extraña nos aborda. El tiempo se acelera, millones de cosas por hacer se acumulan en nuestra lista y de pronto lo urgente se roba el espacio de lo importante. Aquí la primera de 3 cosas que no puedes dejar de hacer antes que acabe el año, si realmente quieres tener “un año nuevo”.

Qué hacer para que tu año nuevo realmente sea diferente

Amma, mi Maestra, suele dar una charla tanto para la navidad como para el año nuevo. Respecto a este último puntualiza la paradoja de la idea del año nuevo. De como hacemos una gran fiesta, un gran movimiento, una profunda sensación de cambio de folio. Pero llega el primero de enero y básicamente, todo sigue igual.

El año nuevo no tiene nada de nuevo.

Esta idea tan simple de la fanfarria de un “año nuevo” que en realidad de nuevo no tiene nada, me pareció fascinante. Es cierto que hay varias personas que hacen algún tipo de ceremonia para cerrar el año. Algunos queman papelitos, otros escriben una serie de metas para lo que se viene, pero por alguna razón, pareciera que todo ese gesto dura lo mismo que la fiesta y la noche. Las metas se olvidan, los malos hábitos continúan ahí y no pasa nada.

Quiero en esta entrada hablarte de la primera de tres cosas concretas que puedes hacer antes de que acabe el año para realmente hacer una diferencia y lograr que el año que viene, de verdad sea diferente.

1# La gran revisión

 

“Durante los últimos — nueve años, nada me ha ayudado más a alcanzar mis grandes metas y a mantenerme en el camino que un solo ejercicio que completo cada Diciembre: La Revisión Anual.” – Chris Guillabeau

En el Desafío tenemos un par de referencias a la importancia de no solo establecer metas en varios momentos del año, sino de hacer revisiones que nos permitan tomar conciencia de lo que hemos vivido, de las cosas que hemos aprendido, de lo que queremos cambiar y de cuanto nos falta.

Es como si estuviéramos en una ciudad desconocida y nos quedaramos pegados en el mapa. Cada cierto tiempo debemos levantar la vista para comprobar que eso que aparecen en el papel o en el gps es efectivamente el lugar que señalan los carteles a nuestro alrededor. Sin esa revisión podríamos estar a kilómetros de donde se supone y no darnos cuenta.

Para mi fue todo un descubrimiento ver como grandes blogueros, viajeros y referentes del crecimiento personal no saltaban por nada del mundo la ya tradicional Revisión final, la gran revisión antes de finalizar el año.

Tipos como Chris Guillabeau, Pat Flynn, Michael Hyatt, Noah kogan, Angel Alegre, no solo lo hacen sino que lo publican para ejemplificar el proceso a cabalidad. Algunos hacen informes con paginas y paginas (mientras más detallado mejor, sobre todo si quieres enseñar sobre lo que funciona y lo que no) mientras otros hacen un somero informe con lo esencial.

Este es el primero año en que lo haré como Dios manda jijiji. Me emociona la idea. Este año ha estado lleno de movimientos. Procesos internos muy profundos y cosas que he logrado materializar después de muuuucho tiempo de planear y soñar. En cuanto termine, lo más probable es que lo comparta con ustedes, solo para mostrar un poco de que va.

En fin. Lo importante de este proceso es que te da una increíble y muy clara noción de tu proceso, el desarrollo que has tenido durante el año. Que cosas has logrado materializar, que cosas no. Si el año pasado o durante el año planificaste o te fijaste ciertas metas, es el momento ideal para ver como te fue y si realmente tomaste esos pasos necesarios. Hay un arte realmente valioso en este ejercicio, así que les pido que por favor se sienten y lo hagan.

Para facilitar el proceso les dejo aquí una lista de las cosas a considerar para hacer de la revisión del año lo más fructífera posible.

Como esto es bastante y no quiero que te atragantes, dividiré estas tres acciones en 3 días. No es necesario que las hagas el mismo día que las recibes (si eres parte de la comunidad), pero la idea es que trates de hacerlas antes de que termine el año.

Mañana te hablaré de como la falta de decisión, la incapacidad para escoger casi me impide hacer lo más importante para mi vida y como hacer para evitar este mal del malabarismo crónico.

Un abrazo jo, jo, jo.

 


Si te ha gustado esta entrada, ayúdame y compártela con amigos y personas que creas pueda servirles.

 

Cómo crear el día perfecto

Cómo crear el día perfecto

Quiero hablarte de alguien. Si has hecho el Desafío de 30 días quizás sabrás que mucho de lo que hago en este blog es buscar formas, métodos y herramientas para cambiar y mejorar nuestra calidad de vida. Uno de mis referentes más importantes, que me ha inspirado en varios momentos, es un estadounidense que comenzó su propio viaje de búsqueda viajando a todos los países del mundo y resgistrando su experiencia. Chris Guillebeau es su nombre y es un  tipo que ha logrado no solo hacer esa hazaña en 5 años si no también escribir unos libros excelentes y hacer un evento anual llamado el World Domination Summit en el cual se reunen personas de todo el mundomque quieren cambiar el estado de las cosas a punta de creatividad, innovación y celebración. Bueno, chris tiene una excelente plataforma donde comparte sus variados y fascinantes conocimientos, y donde puedes encontrar el manifiesto para dominar el mundo. Ahí el hace referencia a unode los ejercicios que a él le han cambiado la vida y quequiero mostrarte hoy. El creador del ejercicio es patrick watson, y en el te pide que hagas una descripcion lo mas detallada posible de tu dia perfecto. Que tomarias de desayuno, que harias despues hora a hora en este dia que para ti seria ideal.

image

Al empezar este ejercicio me pasan varias cosas, y quiero comentarlas porque quizás esto también te pasa a ti al hacerlo.
1. Me doy cuenta de que la rutina ideal para mi es la de un templo. Quizás para ti lo ideal no sea hacer lo mismo que harias en un templo, partiendo a las 430 de la mañana con una practica de mantras o tal, pero quizas si te muestre cuan alejado esta tu dia ideal de tu dia a dia actual.

Eso es lo que me paso a mi. Observé cuánto de la rutina de templo tiene mi dia a dia, cuanto no.

Esta es una de las buenas razones por las cuales al menos una vez al año deberiamos preguntarnos acerca de nuestro dia ideal. Por una parte porque esto puede ir cambiando año a   año , pero sobre todo porque esto nos dice con mucho sentido de realidad cuan cerca o cuan lejos estamos de la vida que queremos vivir y qué se requiere realmente para vivir eso que tanto añoras. Por ejemplo, yo se que hay personas que sueñan con no hacer nada. Que piensan en levantarse a la hora que quieran sin ninguna responsabilidad y solo dedicarse a ver a sus amigos, jugar play o algo del estilo, ver series, comer y dormir. Respecto de esto siento que es algo que si esta persistentemente en la fantasía de alguien, por mas que a algunas personas les suene mal, es algo que debe ser experimentado para que la persona pueda darse cuenta de qué es lo que implica no hacer nada. Es muy interesante como la gente que se ha podido tomar un año sabático, en general descubren que en realidad quieren hacer mucho, pero en un ámbito y forma muy diferentes de  las que tenían originalmente o de lo que se les habia propuesto como posible. Lo imposible es la palabra clave para este tipo de personas, porque lo imposible es simplemente una ruta que no ha sido caminada todavía. En fin, el punto es que poder mirar ese dia ideal nos puede dar una visión bastante clara de lo que necesitamos para hacerlo realidad.
2) Me pregunto porque me cuesta tanto estar ahi.

En mi caso esta es una llamada a mi autodisciplina.

El por qué no me doy esta vida es por un problema de desequilibrio  de ansiedad y de miedo. La ansiedad es todo lo que me impide planificar, hacer lo mejor para el largo alcance y no el corto plazo, perder el foco y esencialmente no tomar las mejores desiciones para lo que realmente quiero. El miedo por otra es sobre todo, como dice Tony Robbins, miedo a tener exito y que entonces la fantasia se me agote y me quede sin nada. Como cuando alguien te gusta platonicamente durante mucho tiempo y un dia se te acerca y puedes finalmente hablar con él/ella y entonces te das cuenta de que no te gusta nada su personalidad, su risa, su tono. Todo tu sueño platonico se va lejos y la vida se vuelve gris. O también miedo al fracaso, a darme cuenta que no soy tan buena como pienso y que esa autoimagen se hará añicos. En definitiva saber lo que me separa de mi dia ideal me da una idea bastante clara y profunda de mis miedo y ansiedades.
3) Algo de mi dia sÍ es parecido al templo.

Esto me habla de lo que he avanzado, de como el camino trazado hasta ahora es un poco como ese sueño. Me da una idea cada vez mas nítida también de cuánto de eso realmente me acomoda y cuánto no. Eso también me libera. A veces las fantasías te atan como grilletes. Son rocas pesadas amarradas a nuestros pies que nos impiden movernos con libertad por lo que es bueno explorarlas (con discernimiento).

 

Entonces te quiero invitar a hacer este simple ejercicio y preguntarte:
1) Cuan lejos o cerca estas de tu dia ideal. Como te hace sentir eso. Simplemente con hacer este ejercicio. Que se te ocurre que podrias hacer de tu rutina ideal ahora, sin hacer una gran modificación. ¿Qué tendrías que hacer o tener para lograr tu dia ideal a largo plazo?
2) ¿Qué miedos o ansiedades mas profundas me impiden realizar mi dia ideal?. ¿Qué pasaría si lo logro y ya no me gusta. ¿Tendría problemas?
3) qué  de tu día es como tu ideal. Esas cosas que se parecen a tu ideal, ¿te gustan? ¿Puedes modicar tu fantasía de lo ideal o es inmutable?

Hazte las preguntas con consciencia y profundidad. Lo que descubrirás te puede sorprender. Si quieres me encantaría que me contaras un poco de aquellas cosas que no esperabas encontrar tanto de ti, tu dia perfecto o las cosas que se esconden detrás de no tenerlo todavía.

Si te gusta esta entrada o el blog, me ayudaría mucho que lo compartas con tus amigos y conocidos. Gracias!

Sostener la pasión en el tiempo

Sostener la pasión en el tiempo

Tradicionalmente pensamos en la pasión como algo corto e intenso. Ese es el drama y el atractivo de lo que identificamos cargado de esta energía. Pero cuando se trata de creatividad, trabajo o en realidad el prospecto de cualquier cosa que queremos hacer durar, esa cualidad fugaz nos juega una muy mala pasada. ¿La solución? quizás ya te lo imaginas: en esta entrada abordaremos la diferencia entre la llamada “pasión ingenua” y la “pasión informada”.

sostener la pasión

Foto modificada original de Tico, Licencia CC algunos derechos reservados, en flickr.

No puedo identificar cuantas veces se me ha ocurrido una idea “brillante” que cambiará el mundo, que emocionará a millones, que generará un cambio planetario, que bla bla bla y que al terminar la ducha se va junto con el agua por el drenaje. A veces se queda conmigo por un día, o una semana, pero pasado este tiempo, la perspectiva de la cantidad de trabajo, las demandas cotidianas, etc hacen que se quede dentro de ese inmenso armario de mi mente donde yacen dormidas las “grandes ideas”.

Lo cierto es que en general y para la gran mayoría de las personas es más entretenido y real fantasear con la realización de una gran idea que llevarla a cabo. Y uno de los grandes obstáculos es observar como la llama de la pasión inspirada se apaga con gran rapidez.

La diferencia entre la Pasión ingenua y la pasión informada

En las clases de meditación, escucho muy a menudo esta idea “yo no puedo meditar, me es imposible poner la mente en blanco”. Esta concepción tan generalizada de lo que se hace cuando intentamos meditar es en realidad uno de los primeros malentendidos que es necesario aclarar. En la película “Rezar, comer, Amar”, hay una secuencia que lo explica maravillosamente. Julia Roberts se sienta a meditar en esta sala climatizada, cierra los ojos y comienza el parloteo mental sobre todas las cosas que hará una vez que se levante o hizo antes de llegar hasta ahí. Abre los ojos y ve que todos están sentados con un rostro pacífico, en silencio, meditando a la perfección. Vuelve a cerrar los ojos y el parloteo continua. En ningún momento del rato que está ahí sentada parece experimentar eso que todo el mundo al parecer está haciendo. La verdad es que esto siempre pasa. Si nosotros tuviéramos un control de volumen para nuestra mente y lo aplicaramos para subir los decibeles de lo que sucede en una clase de meditación, lo más probables es que fuera más ruidoso que un bar. Lo que llamamos, meditar, no es más que un “intento de meditación”, intentamos una y otra vez traer nuestra mente de regreso a la práctica, comenzar otra vez, de la misma manera en que controlamos un caballo empecinado en comer, en vez de cabalgar. Y esto es lo que hacemos, de verdad, el 98% del tiempo. Tu nos ves todos compuestos cuando adentro hay una batalla profundamente intensa, a la vez que amorosa, por mantener la mente bajo control. Dirás, pero que de pacifico tiene esto?, bueno, lo que sucede es que tal como cuando en las guerras de las galaxias, han solo lleva su nave al hiperespacio, hay un momento de esa pugna en que por unos pocos segundos la mente entra en modo meditación. Y eso vale la pena todo ese esfuerzo. Esos pocos instantes de flujo meditativo son el néctar mismo, donde sientes una dicha sin igual producto de la paz y la conexión.

 

Entonces para volver al tema, Ted Orland y David Bayles escribieron un libro que se llama Art & Fear donde hablan sobre esta idea de la pasión ingenua y la pasión informada. La primera es como sentarse a meditar, cerrar los ojos con toda la intención de que funcione y digamos funciona, tienes ese momento de flujo y paz interior. Pero luego, la siguiente vez nada pasa, tu mente esta como una radio chicharra, y tu dices, “lo he perdido, de nada vale seguir intentándolo”, una vez que la llama se apaga, todo ha terminado, y nunca más te sientas a meditar. Esto ilustra nuestra actitud cuando sucumbimos a esa pasión ingenua. Hacemos la tarea solo mientras ese fuego arde y podemos disfrutarlo, pero al primer obstáculo renunciamos sin pensarlo dos veces. Por el contrario, la pasión informada, es saber que va a haber un momento en que nada funciona, que los obstáculos son parte del camino y que tu tarea es simplemente aparecer e intentarlo, una y otra vez, una y otra vez, porque lo que importa es el progreso. Es aquella que establece que cuando amamos una idea, un trabajo, una creación, o una relación, debemos traer nuestra mente, nuestro corazón y nuestro cuerpo al trabajo una y mil veces para que la llama se mantenga y podamos realizar a cabalidad la tarea.

Sistemas, no acciones aisladas

“las metas son para perdedores”- Scott Adams

Esta cita puede parecer un poco contradictoria. Pero déjame ponerla en contexto. Scott Adams es un tipo que ha escrito cerca de 9000 tiras cómicas y que lo que quiere enfatizar es la importancia de los sistemas de trabajo. La meta es la zanahoria que nos inspira, que inicia el primer fuego, pero no es lo que nos sostiene y nos lleva al final. Esa es la tarea de los sistemas. Sabemos que el obstáculo aparecerá, pero si tenemos un ritual, un hábito que nos mantenga progresando poco a poco todos los días, entonces, no importa qué pase entre medio, sabemos que llegaremos a la meta.

La idea entonces es que cuando se trata de la pasión hay dos cosas. Una entender, que tal como en la meditación, lo que hacemos es intentar una y otra vez, porque es la naturaleza de todo proceso (creativo, personal, de crecimiento, relaciones, trabajo, etc) la aparición de un obstáculo y que la forma de ese proyecto es en la forma de una U. No es un camino recto, sino como el camino entre un valle y una montaña: primero bajamos para poder volver a subir. Y, así mismo que para lograr pasar por este proceso sin abandonar, sin caer en ese juego de la pasión ingenua, debemos crear un sistema, un ritual, o una rutina para poder alimentar el fuego de esa pasión y que perdure en el tiempo. Recuerda, la meta es la zanahoria, el sistema es el camino.

En definitiva y para recapitular nos preguntamos inicialmente cómo romper esa maldición de la pasión de ser fugaz, cuando deseamos sostenerla en el tiempo. Primero distinguir entre la pasión ingenua, que abandona al primer obstáculo y la pasión informada que entiende que el camino está lleno de obstáculo y que es necesario sostener el progreso. Para esto se hace necesario adquirir un sistema, un ritual, un hábito que nos sostenga en el camino y nos lleve a nuestro objetivo final.

Quiero que pienses en esto. Lo hemos hablado en varias ocasiones: piensa en cómo se manifiesta esta forma de la pasión ingenua en tu vida y como te lleva a abandonar cosas realmente importantes para ti al primer obstáculo. Se te ocurre un sistema para poder sostenerte?, Me encantaría saberlo, deja tu aporte en los comentarios.

Si esta entrada o este blog te han ayudado, puedes ayudarme un poquito compartiendo la información con tus amigos y conocidos, en las redes sociales o por correo. Muchas gracias.

Referencias y Libros

Philosophers Notes – Art & Fear (Las ideas principales, youtube en inglés)

Cómo Fracasar En Casi Todo Y Aun Así Triunfar. Algo Así Como La Historia De Mi Vida (Gestion Del Conocimiento), Scott Adams

Art & Fear, David Bayles y Ted Orland

Cultivar la Paz interior

Cultivar la Paz interior

Ante los eventos de los últimos días, con los atentados en Francia, la situación en Siria y en realidad en tantas partes del mundo donde hoy se sufre, se hace cada vez más difícil no caer en la desesperanza y la ira. Se hace cada vez más difícil no sucumbir a la idea de que todo esta mal y que no tenemos nada que hacer. En este contexto quiero dejarte una práctica que pueda ayudarte a para no sucumbir y seguir luchando para que la guerra no triunfe. Para que la victoria sea del Amor.

peace is every step

“el hombre nunca es tu enemigo”- Tich Nhat Hanh

“ojo por ojo y todo el mundo quedará ciego” – Gandhi.

Mucha gente piensa que la violencia se vence con violencia. Que la guerra se gana con guerra, que la matanza se gana con matanza. No hay forma de derrotar a la guerra más que bajando las armas. La no violencia no es pasividad, requiere de una fuerza interna, de una valentía y una resistencia enormes. Quiero partir esta entrada con un video de la pelicula Human, donde un joven palestino cuenta como ha logrado vencer, dia a dia, a la violencia.

 

Esta historia es la esencia de esta entrada. El esfuerzo contra la guerra y el odio es un ejercicio cotidiano por enaltecer nuestro sentido de la justicia y no caer en lo que muchas veces es más natural y visceral en nosotros, la ira. ¿Quién puede decir que la paz es algo fácil que no requiere verdadero esfuerzo o heroícidad? La paz es un acto cotidiano y de gran trabajo.

Este fin de semana mientras dirigía un curso de Meditación IAM, les contaba a los alumnos la historia del tendero. En varias tradiciones de oriente se cuenta que si nuestra mente se concentra en la divinidad, la trascendencia o la consciencia suprema al momento de morir, entonces podemos alcanzar la iluminación o Liberación. Se cuenta entonces la historia del tendero que se había pasado toda la vida preocupado de construir su negocio, pero consciente de esta regla de la muerte, quiso probar un truco para poder pensar en la trascendencia al momento de morir. Entonces, le puso a sus hijos el nombre de una divinidad cosa que al acompañarlo, su mente se volcara a ese pensamiento sin esfuerzo. Cuando la muerte del hombre era ya inminente, la mujer del tendero llamo a los tres hijos y le dijo al moribundo:  “ He aquí esposo a tus tres hijos, Rama, Krishna y Vishnu”, entonces el tendero abrió los ojos azorado exclamando “si están todos aquí, quien cuida la tienda?!” y con este pensamiento, el tendero dejó su cuerpo. Lo que señala esta historia es que no hay manera de engañar a la tendencia de la mente. Si has pensado toda la vida en el dinero, es ahí donde irá tu mente al momento de morir, simplemente porque es su hábito.

Es debido a esto que se hace necesario cultivar la paz no solo cuando es momento de guerra o dificultad, sino siempre, de manera que cuando realmente necesitemos de la paz esta no sea difícil de obtener, sino todo lo contrario, un hábito cotidiano al que nuestra mente tienda automáticamente y por naturaleza.

Para cultivar la Paz

Imagina que en tu barrio los encargados de recoger la basura se han declarado en huelga y ya no hacen sus rondas de limpieza. No se necesita mucho tiempo antes de el barrio completo comience a apestar. La mente funciona parecido. Si no sacamos la basura mental, es difícil que no comencemos a apestar de ira, de negatividad, de infelicidad. Igual como nos sentimos de aliviados y felices después de un buen baño, después de limpiarnos tras un día especialmente ajetreado, la sensación de una mente limpia y vaciada de basura, es extraordinariamente potente y relajante. Resulta evidente pensar que tal como necesitamos lavarnos periodicamente para no apestar, lo mismo pasa con nuestra cabeza, con nuestro interior. Si no limpiamos con regularidad, es totalmente natural que nos sintamos colapsados y rebalsados.

La manera más efectiva de aliviar nuestro interior es a través de prácticas de meditación idealmente seguidas de un buen ejercicio que nos prepare para la práctica. Siempre hay que recordar que para facilitar una meditación podemos prepararnos con ejercicios, respiraciones y tal.

He llegado, Estoy en casa

De la maravillosa corriente de la plena consciencia te dejo esta práctica sencilla y amorosa para recordarte que el presente, es el gran regalo y la gran revelación.

“Toma una mandarina en tus manos, pero aún no la peles. No tengas prisa, hoy te comerás esta mandarina de manera consciente. Será el objeto de tu atención durante esta sencilla meditación, así que deberás resistir el impulso de pelarla y comértela en un santiamén con el piloto automático puesto.

Observa la mandarina en tus manos, elévala y acércala a tus ojos para poder apreciar sus detalles: su color, su brillo, su textura, sus irregularidades, su rabito, si es que lo tiene. Fíjate en ella como si nunca antes hubieras visto una mandarina. Tómate tu tiempo.

A continuación céntrate en su textura, estúdiala con tus dedos. Siente su peso en tu mano, su forma. Apriétala ligeramente con los dedos y siente cómo su piel cede a la presión. Si quieres, lánzala al aire con suavidad y vuelve a cogerla al vuelo. Explora la mandarina a través del tacto, sin prisas.

Ahora concéntrate en su aroma. Utiliza tu olfato para investigar esta fruta, como si nunca en tu vida hubieras olido una mandarina. Si quieres, puedes cerrar los ojos y observar si el olor cambia o se percibe igual que con los ojos abiertos. Deja que su perfume entre en ti y toma nota de cualquier pensamiento o sensación que surja.

Antes de pelarla, dedícale unos instantes a pensar en el origen de esta mandarina. La fruta que sostienes creció en un árbol que, a su vez, creció de una semilla que antes se originó en otro árbol. Imáginate tu mandarina en el árbol, no importa si sabes o no qué aspecto tiene un mandarino, juega con tu imaginación. Piensa que antes de ser una mandarina fue una flor y que llegó a mandarina porque un insecto polinizó la flor.

Piensa que esta mandarina está aquí gracias a la tierra, el sol, el agua y el aire que nutrieron el árbol en el que creció. Pero no te olvides de la parte humana: esa mandarina está en tus manos porque un agricultor la cultivó y alguien la llevó hasta el mercado en el que la compraste. Por un momento, toma conciencia de las condiciones naturales y humanas que han hecho posible que esta fruta llegara a tus manos.

Ahora sí, ya la puedes pelar, pero hazlo sin prisas ni urgencias. Siente como la piel cede, dejando al descubierto el interior de la mandarina. Toma nota de los nuevos aromas, es posible que ahora sean más intensos. Fíjate en la diferencia entre el olor de la piel y el de los gajos de la mandarina. Si mientras la pelas algunas gotas de jugo rezuman de los gajos, siente su humedad en tus dedos. Cuando esté pelada, colócala ante tus ojos y vuelve a estudiarla con atención. Ahora parece otra mandarina, ¿verdad? Ahora está desnuda. Piénsalo, esta mandarina estaba dentro de la vieja mandarina, solo que no la podías ver.

Con suavidad saca uno de los gajos de la mandarina y métetelo en la boca. No te apresures, antes de morderlo, siéntelo sobre tu lengua. Deja que ruede dentro de tu boca, como si fuera un caramelo. Siente su textura y su sabor y, cuando quieras, muérdelo con suavidad. Mastícalo con calma, no hay ninguna prisa. Nota el jugo de la mandarina en tu boca, la intensidad de su sabor y cualquier sensación que surja en el campo de tu conciencia. Intenta masticarlo entre 25 y 40 veces antes de tragarlo.

Toma otro gajo y repite el proceso. Primero juega un poco con él en tu boca y después mastícalo con conciencia y suavidad. Continúa así hasta que termines toda la mandarina y, entonces, tómate unos instantes para sentir tu cuerpo y ver cómo está tu mente. Seguramente te habrás calmado y tu mente se sentirá más ligera y silenciosa. Y es muy posible que esta mandarina te haya sabido mejor que muchas de las que has comido en tu vida, ¿no?” (Fuente: https://conconciencia.com/mindfulness-meditacion-mandarina/)

Recuérdate de la importancia de un hábito de felicidad, de paz, de fortaleza. Recuérdate que para que puedas tener la templanza necesaria en el momento en que estés desafiada/o necesitas que tu mente este a tu lado y te guíe hacia donde realmente debes ir.

Si esta entrada te ha gustado o servido, por favor ayúdame a difundirla dándole compartir.

Día #30 Inspira

Día #30 Inspira

Para cerrar, vamos a cerrar bellamente. Hoy es el día del brillo, la conciencia y la plenitud. Hoy es el día en que seas, te conviertas en la inspiración. Bienvenida/o al camino eterno del ser.

Inspira

“Conviértete en el cambio que quieres ver en el mundo” – Gandhi.

Primero lo práctico. Vamos a revisar este periodo. A mirar lo que ha pasado. ¿Ha habido algún cambio? Quiero que vuelvas al primer día del Desafío y vuelvas a hacer la prueba de las áreas de tu vida. Luego, observa tus anotaciones y simplemente contempla el periodo de 30 días que acaba de pasar. Desde aquí, y desde allí quiero decirte algo.

Gracias por estar aquí, por leer estas palabras, por querer crecer, por querer ser feliz. Gracias por esforzarte, por descubrir, por brillar. Gracias de verdad. Las despedidas son flechas lanzadas al universo. Siempre nos volveremos a encontrar. Y tu eres una flecha y yo soy una flecha. Llevamos, si quieres, juntas/os el deseo de ser cada día una posibilidad un poco más cerca de la felicidad que se expande y se contagia. No se como han sido estos días para tí. Me encantaría que me contaras, de verdad. Ya sea para pedirme que mejore algo, ya sea para relatarme tu experiencia, te pido que me inspires y que inspires a todos los que puedas con tu vida, con tu presencia, con tu amor con tu intento. La segunda tarea de hoy es comprometerte a ser más feliz, más profunda/o, más consciente, más presente. Este es el más grande regalo que le puedes dar al mundo y a los que amas. Inspira.

Me imagino caminando en algún lugar del mundo y tomar la mano de alguien al que tu has afectado. Como el efecto mariposa, como las olas en el mar. Inspira.

Finalmente y para dar un nuevo inicio, si estos días te han ayudado, por favor invita a alguien a tomar el Desafío. Vamos a expandir este sueño por toda la Tierra. Amor infinito para ti y un abrazo.

 

Día #29 Ordena

Día #29 Ordena

A solo un día de terminar, queda ordenar un poco todo lo que hemos aprendido para poder sacarle el máximo provecho. El día de hoy revisaremos todo lo visto para que podamos crear un orden y un plan para integrarlo de manera efectiva en nuestro día a día y así que esta transformación siga creciendo y acercándote a tu plenitud y felicidad.

día 29 Ordena Desafío

Es momento de arremangarse las mangas y empezar a revisar tooodo lo que hemos visto ufff. Jijijij. La idea de esto es que puedas echarle un vistazo rápido para que al final de esta tarea puedas diseñar tu plan de trabajo y así poder sostenerte con algunos de los hábitos en el tiempo. Hemos visto que hay algunas cosas que es bueno hacer de manera más o menos cotidiana y otras que son para realizar cada cierto tiempo más espaciado. Tomando esto en consideración dividiremos los ejercicios en aquellos que son cotidianos, aquellos que se hacen cada varios meses y aquellos que sea hacen una o dos veces en la vida o de manera mucho más espaciada.

Hábitos cotidianos (mensual, semanal y diario)

Mensualmente: Una vez al mes acordamos una serie de cosas que nos permiten darle una cierta dirección a los temas del mes. La lista es.

1-. Persigue tu Dicha: de aquí extrae la información del testeo inicial para saber qué cosas están necesitando tu atención.

2-. Reconoce tu Obstáculo: teniendo la información del testeo puedes dirigir tu energía a resolver lo que sea que necesites.

3-. Aprende algo nuevo: Puedes revisar una vez al mes los planes que tienes para avanzar en lo que estas aprendiendo y generarte un plan.

4-.Finanzas conscientes: También una vez al mes debes hacer la distribución de los ingresos que has decidido destinar al esquema de finanzas conscientes.

5-. Aclara tu visión: Primero establece planificaciones de aquí a 3 meses y luego puedes desglosar al mes.

6-. Delimita: Puedes decidir de antemano que cosas vas a reducir para que no interfieran tanto con tu cotidianidad.

7-. Vuelve a la naturaleza: idealmente también una vez al mes. Esta puede ser una excelente instancia para determinar varios de los puntos anteriores desde un lugar de conexión.

8-. El primer paso de mil: Tras la planificación larga, viene el distribuir los pasos cotidianos según importancia.

9-. Reúnete: Al menos una vez al mes nútrete con tus pares, idealmente una vez a la semana.

10-. Energízate: La serie para la vitalidad que incluye cuatro días, necesita una planificación anterior, pero claramente afecta todos los días con la modificación de dieta que debemos hacer.

Semanalmente:

1-. Aclara tu visión: Revisar periodicamente nuestras metas de mediano plazo e ir cumpliendo con nuestras tareas diarias para que esa revisión semanal se cumpla es algo que debemos fijar una vez a la semana, al menos.

2-. Dále un descanso a tu cuerpo: Esta práctica tiene una dimensión semanal y otra más a largo plazo cuando tomamos ayunos más largos una vez al año o algo así.

Diariamente:

Varias tareas pueden caber en la Mañana Maestra (MM). Si diariamente sumas un momento en la noche para hacer un buen cierre del día, nada impedirá que la plenitud invada tu vida. La fuerza de irse a dormir y despertar con el enfoque correcto puede hacer una diferencia realmente impresionante.

Aquí te doy una propuesta, pero lo puedes distribuir como mejor te parezca y acomode.

1-. Llénate de luz, Agradece, inspírate, brilla: (MM) Todos los días necesitas una dosis de estas tres cosas. Esta forma del agradecimiento y de la inspiración como es desde el interior no necesita más que ser integrado dentro de la rutina de la mañana milagrosa.

2-. Muévete: cada día, cada día. (MM)

3-. Escribe: Puedes hacerlo en la mañana como una forma de proyectar el día y/o en la noche para hacer la revisión de lo sucedido durante el día.

4-. Medita. (MM) Esto lo pensamos como un momento de silencio, una práctica de meditación tradicional o también como una forma de oración. Haz lo que sea mejor y más cómodo para ti.

5-. Agradecer y bendecir: Aquí aplica el Bendecir, ya que el agradecer de esta tarea tiene que ver con una actividad más espaciada, para cuando te parezca.

6-. Celébrate: Una manera muy hermosa de celebrarnos diariamente es reconocer y registrar lo momentos de crecimiento que hemos tenido durante el día.

7-. Enfrenta tus miedos: Recuerda que esto puede ser una manera de estar consciente de aquellas creencias y patrones que nos limitan y nos paralizan. Si diariamente estamos atentas/os se nos hace más fácil ir viendo y enfrentando nuestros temores.

8-. El buen dormir: La escritura puede ser parte de las actividades que nos pacifican antes de ir a dormir.

9-. Sirve: Cada día presta atención a quién puedes servir o ayudar.

10-. Habita lo que haces: Esto es mantenerte presente y lo más conectada/o posible en tu cotidianidad para disfrutar realmente tu experiencia.

Tareas para una o dos veces en la vida (o más)

1-. Revisa tu historia: Puede que, como veíamos en la entrada, esta tarea la realices más de una vez en la vida, pero definitivamente no es una que hagamos muchas veces.

2-. Abre el espacio: Si hacemos correctamente la tarea no deberíamos necesitar hacer esto muchas veces en la vida. Sin embargo siempre depende de cuanto nos movamos.

3-. Enmienda: Finalmente, esta es otra de las tareas que no realizaremos muchas veces en la vida, pero que implican un gran movimiento vital y de proceso.

Con esto ponemos fin al orden. Espero que te quede más o menos claro como hacerlo para poder integrar las distintas partes del desafío en tu vida. Si se te ocurren nuevas maneras de organizarlo por favor cuéntame en los comentarios. Hasta mañana, un abrazo.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Únete a esta hermosa comunidad de Buscadores de Sentido

Y recibe correos de inspiración profunda para ir encontrando tu voz, rumbo y lugar verdadero en el mundo

You have Successfully Subscribed!