Estoy tratando de identificar cuándo fue que me di cuenta que los descubrimientos más grandes de mi vida no han pasado por mí. Hace poco estaba hablando con un par de personas sobre este tema. En conversaciones con alumnos, familia y amigos, ha emergido el tema de qué pasa cuando tratamos de forzar procesos, de querer acelerar cosas que en verdad no es posible acelerar.
no puedes forzar a una flor a abrirse
Nuestra mente muchas veces va más rápido de lo que nuestra madurez emocional, vital, consciente puede sostener. Una y otra vez veo este mismo tema desde distintas aristas. Hace un par de días vi finalmente la magistral película de Cristopher Nolan, Interestelar (si no la haz visto, te la recomiendo muchísimo). A este director le encanta jugar y reflexionar con las leyes del tiempo y el espacio, ponerlas en tensión, llevarlas un poquito más lejos. Para muchas personas puede parecer un ejercicio intelectual sin mucha conexión con su realidad cotidiana, pero si vamos un poco más profundo, es posible comprender que en realidad sí hay muchas formas en lo que esto incide en nuestra vida, especialmente en el territorio de la consciencia y cómo ésta da vueltas una y otra vez sobre las experiencias que hemos vivido para darles una nueva comprensión, una nueva dimensión.
Uno de los conceptos que más cuenta entender es que el tiempo es una dimensión, como lo es el espacio.
Recuerdo cuando me explicaron esta idea hace muchos años estando en la universidad.
Tienes un punto. Y esa es la primera dimensión.
Luego, está el plano, que es la segunda.
Luego tienes el volumen que es la tercera.
La cuarta es el tiempo, la quinta, quien sabe.
Hay una tira cómica fantástica que se llama Calvin y Hobbes. Como claramente soy un poco nerd, muchas veces me pasaba en la fiestas sentada en una esquina leyendo y riendo a carcajadas de las historias de calvin y su tigre de peluche que cobraba vida cuando nadie lo veía.
En una de ellas, Calvin esta jugando a que es de dos dimensiones. Como es plano en su mente y siempre piensa en hacer travesuras, mientras planeaba alguna manera de alarmar a los papas, caminaba por la sala poniéndose de lado, esperando que nadie lo viera, porque -lógicamente- cuando se es de dos dimensiones nadie te ve, eres como una hoja.
ch870531
Me parece que esa explicación de las dimensiones no puede ser mejor.
En fin.
Cuando pensamos en la manera en la que aprendemos, en la que una idea largamente anidada puede o no asentarse en nuestra consciencia, pienso en este sentido dimensional del tiempo.
Recuerdo desde muy pequeña tener ideas sobre las cosas que eran como bidimensionales, sin volumen, sin cuerpo, sin profundidad. Años después todas esas ideas revisitadas por la experiencia que he tenido, se han vuelto infinitamente más ricas y profundas. Cuando chica quería desesperadamente integrar estas ideas, forzarlas dentro de mi, presionarlas en mi interior, sin ningún tipo de éxito.
Entonces vino el tiempo, esta dimension que de la profundidad, llega al espacio de la integración. Puedo integrar finalmente ciertas cosas.
Los conocimientos un día, sin ninguna explicación, como en la maduración de una flor, de pronto, se abren, aparecen y una dice, “ahora entiendo”.

Los elementos que ayudan

Las comprensiones más profundas sobre cualquier cosa se dan en un espacio de relajación. ¿Por que? bueno piénsalo un momento, la relajación en términos físicos es distensión, es soltura, espacio, permeabilidad incluso. Cuando estamos tensos físicamente endurecemos nuestra musculatura haciendo mucho más difícil que cualquier cosa pueda entrar en nosotros. Si intentas presionar a una persona que está tensa, convencerla, mostrarle algo, enseñarle, es mucho más difícil que si está relajada. Tanto a nivel mental como físico, la metáfora de la apertura o de la permeabilidad funcionan con la misma eficacia.

Las comprensiones que nada tienen que ver con lo que podemos ver por nuestra cuenta significan que una asociacion mucho más lejana se haga plausible. Si bajo presion intentamos hacer asociaciones creativas más complejas se hace mucho más difícil que si lo hacemos estando relajados.
Esto es lo que ha determinado en gran medida ciertos estudios sobre las mejores prácticas de aprendizaje.
Se sabe que para aprender es necesario que se produzcan conexiones entre el mundo o conocimiento que ya tenemos, con aquello que es nuevo. No es posible que una persona entienda algo que no puede relacionar en ningún sentido con lo que conoce. He ahí la importancia de las parábolas. Esa es la razón por la que antiguamente se enseñaba a través de historias cotidianas.
El mito tenía la misma función: una historia que acercara una realidad mítica, trascendente y muy alejada aparentemente de lo cotidiano, para traerlo al territorio de lo conocido, de lo que pudieramos entender.
Se sabe que es muchísimo más efectivo estudiar en pequeñas cantidades (20-45 minutos) al día por varios días, que hacer tiros largos de estudio intenso.
Que idealmente estudiar antes de dormir permitirá que tu cerebro asiente las conexiónes de lo aprendido de manera mucho más duradera que en la vigilia.
Todo esto, comprobando que cualquier tipo de aprendizaje es más efectivo cuando estamos relajadas/os, disfrutando incluso, de una buena historia, de una concentración corta, pero intensa o en el espacio libre de la asociación simbólica y azarosa de los sueños.
Pensemos ahora en lo siguiente: ¿Qué cosas nos relajan de manera más efectiva?
¿Qué cosas nos estresan de manera más efectiva?
¿Qué efecto tiene eso sobre nuestro proceso de aprendizaje y en un sentido más profundo, qué efecto tiene sobre nuestra comprensión de la realidad?
En un estado de constante estrés, depresión, ansiedad ¿cuánto podemos comprender? ¿cuántas posibilidades tiene la flor de abrirse? Cuando el tiempo no sea un devorador de mundos sino simplemente una especie de espacio al que puedes acceder para hacer que una idea crezca y germine.
¿Cómo no va a ser que nos sintamos así, que estemos tan llenos de guerra, dolor e incomunicación?

Una de tantas hermosas soluciones

Si te digo que en general las emociones positivas tienen un efecto no solo relajante sino inmensamente expansivo a nivel perceptivo, de pronto puede que te parezca lo mas lógico del mundo.
Sí, las emociones positivas, el sentirnos bien, el estar relajados, el gozar, no solo genera todo tipo de cosas sanas para nuestro cuerpo y mente, sino que permite que la conciencia se expanda, que comprendamos de manera distinta las cosas, aparezca una conciencia diferente en nosotros y de pronto la vida sea algo muy diferente a este territorio hostil al que tantas personas se han acostumbrado hasta pensar que es normal.
Lo complicado está en tratar de forzar estados positivos. ¿podemos forzarlos?
No. Forzarlos no, definitivamente no. Pero sí podemos facilitarlos, podemos permitirlos.
Por mucho tiempo se ha pensado que la solución esta en tomar una actitud periferica de positividad. Negar lo que nos duele, andar con cara de risa todo el día, “pensar positivo”, etc. Y bueno el resultado de eso es simplemente más tensión. Porque en todo lo que hagamos que no venga de un lugar genuino interior, suele aparecer la resistencia, la tensión, la infelicidad.
¿Cómo se ve una persona feliz? ¿Tienes una imagen?
¿Cómo se ven las personas que ríen y sufren por dentro? ¿Tienes una imagen?
Veo las dos y una me hace sonreír, la otra me hace doler el estómago.

 

El efecto de la resistencia

¿Te has fijado alguna vez en tus estados de resistencia? Un estado de resistencia es cuando alguna situación se esta dando en tu entorno o en ti a nivel interno y tu te diferencias de ella, no te dejas ir.
Si hacemos el esfuerzo, podemos entender por qué la resistencia es un valor. Cuando hemos vivido experiencias profundamente dolorosas, o de injusticia, o de violencia, etc. Existe una clara convicción a resistirse. Y resistirse en estos contextos parece lo más loable. El único problema es que la resistencia tiene una particularidad confrontacional que es bastante limitante y de gran impacto al que la ejerce. Es como esta idea de lanzar una brasa caliente a tu enemigo. El primero que se quema eres tu.
La resistencia implica que de alguna manera, aunque tengas una buena razón, no te puedes relajar. No puede acceder al siguiente nivel. Estas tratando de forzar algo que no puede ser forzado. En eso te puedes pasar la vida entera. Todos tenemos la opción. Siempre esta opción existe.
Solo te digo y me digo también a mi misma: La comprensión está, pero jamás entrará en mi si me resisto, si no me relajo, si no me abro a una posibilidad que no puedo ver en este momento del tiempo.
Ya. Pero esto lo hemos escuchad muchas veces, ¿no? “Déjate ir, relájate, fluye, bla bla bla” Cuando las cosas están realmente difíciles, cuando hay mucho dolor por ejemplo, pedir ésto es extremadamente duro. Que no se malinterprete, no se trata de que estemos dispuestos a aceptar cualquier brutalidad para poder acceder al descanso. No es abandonar un principio, es verlo desde un angulo que no hemos creído posible o que no sabemos que existe.
Hace poco vi un video en el que un coach japonés colombiano hablaba sobre el verdadero significado de la palabra karate. Era algo así como la acción de la mano abierta. El cinturón negro de karate en teoría, es aquel que tiene un completo autodominio de sí mismo, que si es insultado mil veces no va a reaccionar por que le resbalan los ataques (como el señor Miyagi de Karate kid 😉 )
En artes marciales existen varios principios que apelan al problema de la resistencia.
Digamos que en una pelea simplemente resistes, combates las embestidas resistiéndote. Eres como un poste, recibiendo golpes, sosteniendo una postura sin ceder, sin avanzar.
Luego piensa en que en vez de resistirte ocupas el flujo en despliegue y permites que la misma energía del ataque, se haga cargo del atacante, que es en gran medida el principio detrás del Aikido.
0af0884177e1b1e8eeaef9ff412f30fd
Es hermoso. Es casi emocionante.
En la Medicina China hay una profunda comprensión de que las cosas que se estancan enferman. Casi todas las herramientas de salud y bienestar que se basan en dicha filosofía oriental parten de la base de que hay que facilitar ciertos flujos para que de esa manera no haya enfermedad o problemas.
La resistencia es en sí una manera de estancamiento que puede ser útil de manera momentánea, pero definitivamente no de manera prolongada.
Si se sobreextiende lleva a la rigidez y la rigidez lleva a la limitación. Y la limitación lleva al encadenamiento.

Facilitar las emociones positivas

Si logras observar tu resistencia habrás avanzado en un 80% del camino o más. Imagina que  a esto, en la relajación, alimentas con un poco de estímulos que te hagan sentir mejor de como estas, que te conecten con la posibildad de algo hermoso, verdadero, inspirador.

Sonja Lyubomirsky lleva investigando el impácto de las emociones positivas como agentes de expansión de nuestra consciencia desde la perspectiva del estudio academico en psicologia. Ha realizado decenas de estudios sobre su influencia en los procesos congnitivos y de percepción, llegando a conclusiones tan espectaculares como aquella que establece que en presencia de ciertas  emociones como

  • La gratitud
  • La conexión con la naturaleza,
  • El dar,
  • etc.
Nuestra percepción física se abre, nuestros canales neuronales se estimulan y literalmente nuestra capacidad de incluir y captar nuevas posibilidades se incrementa, haciendo que nuestro mundo se amplíe.
Esto sugiere que para todo tipo de transformación profunda de nuestra percepción de mundo es necesario que cultivemos las emociones positivas, hacia nosotros mismos y hacia el mundo.
Pero ¿cómo hacerlo sin forzar?
De nuevo, no se trata de sentirnos pésimo y estar con una sonrisa de oreja a oreja totalmente falsa con cara de loca/o desatada/o. La falsedad es profundamente dañina y alterante. Se trata de buscar relajarte en esa sensación de sentirte mal, de abrir, de relajarse en lo que es. De no resistirte, observando tu resistencia y definitivamente cultivando practicas que te faciliten la relajación, y en última instancia el hábito de otras emociones más positivas.
¿Cual es tu impresión de todo esto? Me encantaría escuchar tu opinión en los comentarios.
—–
Si te gustó esta entrada, compártela para ayudarme a difundir el blog.
Entre las cosas interesantes de este espacio puede que te interesen las 108 migas de pan, si lo tuyo es tener conocimiento prácticos semanales para aplicar de manera rápida y simple.
Si por otra parte te gustaría seguir un proceso de profundización más potente, te recomiendo el Programa de Felicidad Conciente. Un proceso de 30 días que cambiará completamente tu concepto de desarrollo personal.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Únete a esta hermosa comunidad de Buscadores de Sentido

Y recibe correos de inspiración profunda para ir encontrando tu voz, rumbo y lugar verdadero en el mundo

You have Successfully Subscribed!

Descarga el artículo en pdf y leelo cuando quieras

Descarga el artículo en pdf y leelo cuando quieras

Apende acerca del revolucionario sistema que hace tu salud inquebrantable.

Genial! El artículo va en camino a tu correo.