Por largo tiempo se pensó que la espiritualidad solo se preocupaba de ese sutil y misterioso espacio que trataba del alma y el ser, pero lo cierto es que siempre, desde tiempos inmemoriales la espiritualidad ha abarcado  desde lo más prosaico a lo más sutil de la existencia humana. Hace bastante tiempo encontré un pasaje en las enseñanzas del Buddha en la que éste explicitaba con total claridad la distribución de ingresos que todos debíamos adoptar y la actitud debida a cada aspecto de nuestra existencia.

distribución ingresos buddha

Al observar el simple y sencillo plan que el Buddha dejó indicado, encontramos asombrosas similitudes con la esencia de todo proyecto de planificación financiera que se precie de relevancia en el mundo de hoy. No extraña que se pruebe una vez más que aquello que fue verdad entonces, sea verdad hoy también.

La historia

El pasaje en particular refiere al encuentro con Sujata, un joven con el cual el Buddha se cruzó camino a mendigar desde Venuvana a Rajagriha.

El joven seguía las instrucciones de su padre, quien le había enseñado la importancia de saludar a las 6 direcciones (Este, Sur, Oeste, Norte, cielo y tierra), ofreciendo granos de trigo. El Buddha al observarlo y comprendiendo que el joven Sujata no entendía del todo lo que hacía, decide explicarle el significado del saludo a las 6 direcciones.

El significado del saludo a cada dirección

El Este, o el respeto a los ancestros.

Desde donde sale el sol, la luz, el conocimiento. Por la sangre que alimentó tu sangre y el aire que alimentó tu respiración. Este principio se basa en la idea de que aunque sea solo por la vida, la sangre, el aliento, hay un respeto que debe entregarse a los ancestros y quienes permitieron nuestra presencia en el mundo. Este es el inicio de la paz con nuestra historia.

El Sur, o el Saludo a los que te enseñaron.

Reconocer el valor de tus Maestros, todos aquellos seres que te instruyeron de alguna manera formando la base de ese edificio de conocimiento del cual te alimentas hoy. El sur, que de alguna manera en la orientación tradicional se haya al principio del camino, implica esa relación con todo lo que te ha ayudado a dirigir a través del conocimiento, tu vida y camino.

El Oeste, o el Honor a tu descendencia y pareja.

Allí donde se pone el sol, aparece la imagen de tus hijos y tu pareja, esposo, esposa. Tu familia nuclear, los que representan tu responsabilidad creativa. Honrar y cuidar a los que forman tu núcleo, y tu trascendencia a través del legado.

El Norte, o los Amigos y parientes.

Los llamados familia escogida y no escogida. Tus acompañantes en el caminar, esos son los amigos y parientes. Básicamente se refiere a la importancia de los aliados, los acompañantes, los consejeros, los pares. El amigo bueno, el testigo de tu andar. El norte esta vinculado a la amistad.

El Cielo, o lo superior.

En el territorio de la vastedad sin fin, aquel lugar donde podemos mirar concretamente el infinito, es donde encontramos encarnado el ideal de los que han alcanzado la realización espiritual. Esto corresponde al reconocimiento de aquellos que nos guían tal como las luces en el cielo lo hacen, en el camino hacia esa realidad ilimitada.

La Tierra, o el saludo de todo lo existente.

Poder reconocer que todo lo que existe es digno de amor y respeto es el precepto fundamental de este elemento. Recuerdo bien la parábola del árbol: “Incluso cuando el árbol es talado, no deja hasta el final de proveerte de su sombra”. Existe enseñanza, entrega desinteresada y amor en cada cosa de la naturaleza. Honrar este principio implica poder acceder a esa sabiduría, escuchar esa palabra, por más pequeña e insignificante que sea.

La distribución de los ingresos según el Buddha

Luego de explicar esto, el Buddha introdujo al jóven Sujata sobre la mejor manera de distribuir y utilizar sus bienes.

La división de 4/4

El Buddha explicó que la manera en que debían ser distribuidos los bienes era dividiendo las ganancias en 4 partes. Hay que entender siempre, como en el pasaje anterior que existe en toda enseñanza profunda una idea subyacente de bienestar completo. No es posible pensar que podemos sentirnos bien en un mundo de sufrimiento, o cuando alguno de los elementos que nos influyen con fuerza, está siendo descuidado.

Hoy en día, con el cada vez más común interés por la felicidad y su funcionamiento, la reflexión entorno a lo que nos permite vivir de manera plena, se entiende un compendio de nuestra propia realización y la armonía con el entorno.

Ya no podemos seguir pensando que la felicidad se obtiene de una manera totalmente aislada. Es y siempre lo ha sido absolutamente relevante considerar a los demás al momento de planificar nuestro bienestar.

Es así que los 4/4 del Buddha, establecen lo siguiente:

1/4 para la pareja y los hijos. Lo que serían las responsabilidades inmediatas hacia nuestra descendencia, lo que hemos creado, lo que hemos contruido en terminos de relaciones más inmediatas de cercanía.

1/4 para el crecimiento de tus proyectos. Esto se entiende desde dos angulos principales, uno cumplir tus sueños y dos, tener que invertir en algo que haga crecer tu productividad (por ejemplo inversiones, formación, desarrollo personal).

1/4 para dar a los más necesitados. Entender esto es vital, realmente crucial. La participación en alguna actividad que implique el mejoramiento en la calidad de vida de aquellos que sufren, es el primer y más sólido peldaño a la felicidad. Es sentido garantizado. Es autoproveerse de la experiencia de pertenencia. Y solo puede ser entendido a cabalidad con la práctica. Ayudar a mejorar el estado del mundo, es una inversión con un retorno asegurado de sentido. Para ello, como en todo es vital educarse. No es lo mismo dar tu tiempo o bienes a una institución que gasta un 50% de lo donado en sueldos, que una donde todo lo donado va directamente a los refugiados a los que intenta beneficiar. Entender nuestro rol en el estado del mundo, país, sociedad, es esencial.

1/4 para emergencias. Esto pareciera una contradicción. Hoy en día mucha gente piensa que preocuparse de la posibilidad de problemas en el futuro es una paradoja espiritual. Siempre hay que entender que existen las enseñanzas para renunciantes y las enseñanzas para los jefes de familia. En el mundo, en la vida que tiene la amplia mayoría de las personas, el concepto de protección es diferente. Dejar este porcentaje de tus ingresos para la eventualidad no es más que una forma de proveer de cuidado a los que se encuentra bajo tus alas, si es que los tienes tanto si tu pierdes tu salud o alguna/o de ellas/os.

 

Fuente: A Pictorial Biography of Sakyamuni Buddha. The corporate Body of the Buddha Educational Foundation. Taiwan. 1997. p. 137-141.

Espero que esta entrada te haya gustado. Vimos la importancia del saludo a las 6 direcciones viendo sus significados y también la distribución de los ingresos según propuesto por el Buddha. Si te sirvió la información o te interesó el tema no dudes en contarme tus ideas en los comentarios y compartir en redes sociales. Un abrazo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Únete a esta hermosa comunidad de Buscadores de Sentido

Y recibe correos de inspiración profunda para ir encontrando tu voz, rumbo y lugar verdadero en el mundo

You have Successfully Subscribed!