¿Cuánto del día estamos presentes? ¿No es perder de algún modo la vida el no sentir que estamos ahí, haciendo con conciencia lo que hacemos? Si bien durante estos días hemos estado cultivando prácticas que nos conectan cada vez más con nuestra realidad interna, la mayoría de las actividades que repetimos diariamente se hacen de manera automática y sin pensar. Hoy vamos a ver como salir del estado de zombie que tanto caracteriza a nuestra época en tres maneras que no requerirán más que tu atención.

día 26 desafío

Muchas veces me ha pasado que siguiendo el mismo camino de siempre, cuando llego a mi destino me doy cuenta que no puedo recordar cómo fue llegar hasta ahí. Mi mente se ausentó completamente de lo que estaba haciendo. Lo impresionante es que esto es mucho más común de lo que se podría pensar. Una vez que adquirimos una forma de hacer las cosas, muchas veces se vuelve tan rutinario y automático que no nos damos ni cuenta de cómo lo hemos hecho.

Habitar lo que hacemos es esencialmente volver al presente. Es tomar conciencia de tu cuerpo, tu silencio, tu estado y quizás de algo más profundo que yace en tu interior. Lo que sé es que cuando volvemos al momento presente algo sucede y nuestra mente, nuestro ritmo, nuestra vida se transforma volviéndose más serena, consciente e incluso compasiva.

Las técnicas que veremos hoy son rescatadas, especialmente del mindfulnes y de las prácticas propuestas por el maestro zen Thich Nhat Hanh, quien a hecho una joya de las formas de práctica cotidiana.

Se que te he hablado mucho de prácticas los últimos días, e incluso de espiritualidad. Para mi esto no es más que la inclusión de hábitos que fomentan la felicidad. La espiritualidad en el sentido en el que te hablo aquí no es más que el arte de la plenitud, el arte de la conexión, el arte de la felicidad. De manera que si te llega a molestar esa palabra, cambiala, botala, No importa, lo que importa es que pruebes la tarea, la lleves a cabo y sientas una mejoría en el modo en que te sientes.

Retomando, existen ciertas prácticas o hábitos que realmente nos ayudan a experimentar una mayor sensación de conexión y felicidad y que al tiempo de hacerlo también nos proporcionan una instancia de meditación que no requiera sentarse, cerrar los ojos o físicamente parar. La idea de la tarea de hoy es mostrarte que la meditación, la conciencia y la plenitud se pueden experimentar realizando tareas tan simples y necesarias como comer, caminar o cantar mentalmente.

Las prácticas

“Mas que el camino a la paz. La paz es el camino.

Mas que el camino a la felicidad. La felicidad es el camino”. Monjes de Plum Village, citando probablemente a Thich Nhat Hahn.

1-. Caminar con conciencia: Ésta es una práctica que se encuentra en numerosas tradiciones. Yo al menos la he encontrado en cuatro y siempre es una maravilla lo que produce, por su simpleza y profundidad. Lo único que necesitas hacer es  prestar atención a tu respiración mientras caminas. Inhalas y cuentas la cantidad de pasos que alcanzas a dar. Exhalas y haces lo mismo. Intenta ir aumentando la cantidad de pasos que puedes dar, por supuesto sin estresarte, ni presionarte. Siente el piso en la planta de los pies e intenta relajar el cuerpo observando las distintas sensaciones que hay ahí. Haz esto al menos una vez al día por 10 minutos o lo que puedas. Si quieres hacerlo camino al trabajo, genial!, o mientras vas de un lugar a otro en tus ajetreos cotidianos. Pero si lo haces así intenta no importa cuan rápido vayas, de siempre mantener la conciencia en la respiración, los pasos y la sensación de tu cuerpo, lo cual siempre es un poco más fácil si no estas apurada/o.

2-. Comer con conciencia: Esta es quizás una de la prácticas más hermosas y transformadoras de que experimentado en mi vida. Y es tan, pero tan simple que no se puede creer. Pero requiere tiempo interno y externo para que realmente de frutos. Prueba a comer de la siguiente manera. Con total atención en lo que estas haciendo date un momento para pensar de donde viene la comida que tienes frente a ti, cuantos seres han trabajado, se han esforzado, han ayudado para este plato este aquí contigo. Al comer da al menos 30 mascadas a la comida, esperando que se haga completamente líquido en tu boca y así ayudes enormemente a tu cuerpo a digerir. Manten la conciencia durante toda la comida.

3-. Cantar un mantra: De todos los pensamientos que tenemos en nuestro interior, la gran mayoría rondan como leones enjaulados produciendo un denso polvo en nuestra mente que nos impide, muchas veces ver con claridad. Si en vez de seguir alimentando la distracción en nuestra cabeza y damos un sonido, una palabra que vibre hacia la conciencia y la tranquilidad, entonces muchas cosas bastante increíbles pueden pasar, como por ejemplo que comencemos a pensar diferente. Te invito a que pruebes cantar un mantra de tu elección o una palabra de tu elección o un rezo o lo que sea que te sea afin, durante los llamados “tiempos muertos”. En la ducha, en el auto, caminando, esperando en el banco, y así. Para muchos mantras hay hermosas versiones cantadas que te pueden dar la melodía. Pero si tienes una creencia en particular o no tienes ninguna, usa palabras que vayan de acuerdo a tu visión. Una palabra como gratitud puede ser usada como mantra y definitivamente hay muchas frases negativas que nosotros ocupamos como mantras, repitiendolas todo el día, “la vida es dura”, “la vida es injusta”, “Soy un(a) tonta/o”, “es que estoy vieja/o”, “no se nada”, “no sirvo”, etc. Vamos a cambiar un mensaje por otro. Aquí algunos ejemplos de tradiciones distintas que a mi me gustan mucho.

Mantra de Tara Verde: Para la compasión y la sanación, tradición Budista. OM TARE TUTARE TURE SOHA.

Mantra de Chenrezig o Buda de la Compasión: para alcanzar la liberación, la compasión, la infinita conciencia, tradición Budista. OM MANI PADME HUM.

Mantra de Sanación: Para toda instancia que requiera de sanación. Tradición Kundalini Yoga. RA MA DA SA SA SE SO ONG.

Mantra Ades Tise Ades: Para ver más allá de lo evidente y alcanzar el conocimiento universal. Tradición Kundalini Yoga.

Om Namah Shivaya: Saludo a la Conciencia Suprema Universal. Varias tradiciones de Hinduísmo. OM NAMAH SHIVAYA.

Mantra por la paz y felicidad: Para generar paz y felicidad en todos los seres. Varias tradiciones del Hinduísmo. OM LOKAH SAMASTAH SUKHINO BHAVANTU, LOKAH SAMASTAH SUKHINO BHAVANTU, LOKAH SAMASTHA SUKHINO BHAVANTU. OM SHANTI, SHANTI, SHANTI.

Subiré varias versiones de los mantras al grupo de Facebook. No dejes de unirte para acceder.

Espero que disfrutes la paz de estas bellas prácticas y que me cuentes un poquito como te ha ido con ellas. Abrazos.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Únete a esta hermosa comunidad de Buscadores de Sentido

Y recibe correos de inspiración profunda para ir encontrando tu voz, rumbo y lugar verdadero en el mundo

You have Successfully Subscribed!